Estoy indignado ante la constante propagación de este perverso negocio que muchas iglesias llamadas “cristianas” están llevando a cabo dentro de sus servicios y a través de los medios de comunicación donde se hacen llamados con carácter urgente a “pactar con Dios” para recibir una solución inmediata a sus interminables problemas de índole financiero, matrimonial, cultural, emocional, físico, sentimental y mucho más.

Hace días mi esposa y yo escuchábamos un programa radial donde se instaba a las personas a “pactar” con el propósito de obtener algún favor de Dios y les aseguraban a los oyentes que si pactaban, serían sanados, los problemas matrimoniales acabarían y vendría prosperidad de todo tipo, luego de escuchar todas estas cosas mi esposa me comentaba indignada ¿Cómo pueden usar tantos pasajes de la Biblia y usarlos para su conveniencia?, esto es precisamente lo que muchos falsos maestros hacen con las Escrituras.

Tratemos de llegar al quid de este asunto, ¿Dónde nace esta idea de “pactar” con Dios?, Nace a partir de una distorsión total acerca del concepto bíblico de un pacto. Estoy plenamente convencido que estos falsos ministros no tienen la menor idea de la solemnidad y trascendencia que implica un pacto de Dios. En las Escrituras podemos aprender mucho sobre el tema de los pactos, como veremos a continuación:

1. En primer lugar, debemos tener en cuenta que solo Dios puede hacer un pacto con el hombre, donde él compromete su Palabra y su fidelidad para cumplir su parte del pacto. (Génesis 17:2), nótese que Dios toma la iniciativa cuando establece su pacto. Esto es muy claro en las Escrituras.

2. Escrituras demuestran que el hombre siempre ha fallado en cumplir su parte del pacto, (1Reyes 19:10), en el pasado Israel comprometió su palabra afirmando que cumpliría su parte del pacto con Dios, (Josué 24:20-24), sin embargo incurrieron en apostasía muchas veces. (Jueces 2:11).

3. No existe en las Escrituras que alguien quiera pactar con Dios y que Dios acepte que el hombre pacte con él, porque eso sería tentar o probar a Dios. La Biblia enseña que está prohibido tentar a Dios, (Mateo 4:7). Dios ha demostrado en la historia de su revelación su gran fidelidad, por tanto no necesita ser probado. Algunos pretenden usar el pasaje de Génesis 28:20-22 para sostener su falsa doctrina pero debemos considerar:

  1. Que no se trata de un pacto sino de un voto.
  2. Dios tenía un propósito con Jacob y lo guardaría para llevar a cabo su programa redentor.
  3. El hacer voto era muy común en el antiguo oriente, en occidente puede entenderse como una promesa que el hombre hace para recibir los favores de Dios.

4. Tampoco encontramos en las Escrituras que el pacto con Dios implique una cantidad de dinero, esto tiene un solo nombre y se llama ESTAFA.

5. En el Nuevo Pacto, no tenemos necesidad de hacer transacciones monetarias con Dios, por cuanto la base de este pacto es la sangre preciosa de nuestro Señor Jesucristo y no el dinero.

6. La idea de querer siempre estar prosperado, bendecido y nunca padecer necesidades, dificultades y enfermedades es tan falsa como los mismos pactos financieros, Cristo enseñó el precio de ser discípulo y cargar nuestra cruz todos los días. (Mateo 16:24, 25).

7. La iglesia primitiva jamás predicó esta enseñanza, los apóstoles nunca instaron a los creyentes a pactar con Dios a cambio de beneficios y favores, los grandes apóstoles pasaron momentos de dificultad y nunca pactaron con Dios. (Filipenses 4.10-12).

8. Si los pactos financieros son verdaderos, usted ya no necesita orar a Dios, por cuanto el dinero será suficiente para obtener respuesta a su necesidad. Esto es una vil mentira. (Filipenses 4:6)

9. Por el hecho de que usted haya “pactado” muchas veces con Dios y haya recibido una respuesta, no significa que esa doctrina sea aceptada por Dios, recuerde que Dios es soberano y el puede bendecir a quien él quiere, sin hacer pactos con nadie. DEL SEÑOR ES LA TIERRA Y SU PLENITUD…

10. Los que promueven esta doctrina se están llenando los bolsillos con su dinero en el nombre de Dios. Recuerde que el dinero nunca podrá convencer a Dios, los pactos financieros son una argucia para obtener dinero a costa de la fe de los demás.

Via. Contra la Apostasia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: