Dentro de la mercadotecnia existe un área importante, que es el estudio del mercado. ¿En qué consiste este estudio?  Según  los libros: “La investigación de mercados abarca desde la encuesta y el estudio pormenorizado del mismo hasta la elaboración de estadísticas para poder analizar las tendencias en el consumo, y poder prever así la cantidad de productos y la localización de los mercados más rentables para un determinado tipo de bien o servicio. Cada vez se utilizan más las ciencias sociales para analizar la conducta de los usuarios. La psicología y la sociología, por ejemplo, permiten identificar elementos clave de las inclinaciones de las personas, de sus necesidades, sus actividades, circunstancias, deseos y motivaciones generales, factores clave para entender los distintos patrones de comportamiento de los consumidores”.

Tristemente esta mentalidad se ha introducido en muchas  iglesia evangélicas,  creándose una serie de doctores y conferenciantes en lo que hoy se ha dado en llamar “megacrecimiento”, adoptando todas las técnicas del marketing en la llamada proclamación de un evangelio de atracción y oferta, y cual yo le llamó un “evangelio descafeinado” en donde el objetivo principal es “engordar la iglesia” con técnicas atractivas.

¿En qué consiste? En predicar un sermón adaptado al gusto de la gente, y montar un culto con atractivos del mercado. Para ello, se ofrecen vendas mágicas o milagros, mensajes de prosperidad, pactos, unciones estrambóticas, conciertos con los llamados artistas cristianos, ritmos pegajosos y movidos, luces y efectos especiales, trucos de magia presentados como milagros sobrenaturales, manipulación psicológicas e hipnóticas y todo un espectáculo que satisface los deseos de la carne.

¿CRECIMIENTO QUIMICO O BIÓTICO?

Esto nos debe llevar a reflexionar sobre la ley natural del crecimiento, impuesta por el principio biótico y natural, y la ley que acelera el crecimiento, que entra al plano de lo químico, artificial, atractivo, falso y manipulativo. Pondré un ejemplo de fácil de comprensión; Se puede hacer crecer un pollo de forma natural, al dejarlo alimentarse en campo abierto, sin darle ningún químico, lo que tomaría varios meses  en su crecimiento, pero los puedo engordar y hacerlo creceré en la mitad del tiempo. ¿Y cómo? usando para ello las técnicas científicas de alimentarlo con concentrado, darle hormonas del crecimiento, e inducir un engorde acelerado mediante químicas, lo cual es el trabajo de las granja avícolas. Lo mismo se puede hacer con la producción agrícola, a través de la manipulación genética de algunos productos.

Los megacrecimientos eclesiásticos tristemente siguen patrones no bíblicos, pues  producen un efecto de crecimiento tan acelerado, que en vez de ser lo que llamamos “un crecimiento natural”, se convierte en un engorde espiritual sin el proceso bíblico del nuevo nacimiento. Esta técnica se apoya en auto-sugestión, regresión, manipulación mental y estímulos emocionales subjetivos.

La ley de la física y la biología determina que todo lo que nace, crece, para después reproducirse en un determinado tiempo, según su especie. Cuando alguna causa rompe este orden natural, entonces se le llama al efecto producido “un fenómeno”. Veamos un ejemplo: un niño nace a los 9 meses de embarazo,  y comienza a caminar a los 11 meses, y se desarrolla sexualmente para la reproducción después de los 11 años. Pero ¿Qué tal si a los seis meses de nacido, el niño camina, tiene bigote y puede procrear? Sería un fenómeno, y terminaría en un circo. Tristemente las iglesias están llenas de estos fenómenos, lo que convierte el culto en un circo espiritual.

La lógica bíblica de la enseñanza de un pastor literal esta determina por la capacidad de éste para atender un rebaño, estableciéndose un número determinado de ovejas. Además de lo anterior, los términos usado en la Biblia para definir la formación del discípulo establecen varias etapas en el crecimiento. San Pablo nos habla de la niñez  (1 Corintios 3:1, 14:20, Efesios 4:14, 1 Pedro 2:2)  y adultos o maduros (Hebreos  5:14,  6;1). La multiplicación de discípulos sigue patrones idénticos al crecimiento de una familia natural, nada es acelerado, todo en la vida cristiana es un proceso. Alterar los mismos produce fenómenos. Entonces ¿cómo explicar esos crecimientos fantásticos, en donde una iglesia tiene miles de ovejas de la noche a las mañana?

QUE SE ESCONDE DETRÁS DE MUCHAS MEGAIGLESIAS

Ha cosas que me cuesta trabajo aceptar como normal. Es imposible que una persona se haga rica de la noche a la mañana de forma honesta, con trabajo y esfuerzo. Esto solo es posible  si toma el camino incorrecto, como es el robo, narcotráfico o engaño. De igual forma, no me cabe en la cabeza que un pastor tenga una iglesia de miles de miembros en pocos años, cuando los modelos Bíblicos e históricos del cristianismo revelan un crecimiento paulatino, solido y en grupos pequeños,  bajo el principio de un discipulado formativo.

Frente a esta interrogante, decidí investigar a fondo algunas megaiglesias, entre ellas la del “REY JESUS” en Miami, que pastorea el llamado apóstol Guillermo Maldonado, y observe el mensaje de los pastores de estas megasiglesias en Latinoamérica, por lo que descubrí lo que sospechaba, y es evidente desde la óptica de las técnicas del marketing; Convierten la iglesias en un teatro, acuden a métodos atractivos e inductivos de prosperidad, arte y mensajes motivacionales y chistosos,  hacen del culto un espectáculo. ¿Quiénes componen estas iglesias?

1º-  El 90% de los miembros de las megaiglesias son trásfugas o desertores de pequeñas iglesias que evangelizaban, pero descuidaron la formación solida, o buscaban un evangelio de oferta sin aceptar las demandas. Estos prosélitos, como se le llama, fueron atraídos sutilmente a través de espectáculos,  propaganda y mensajes motivacionales. La gran mayoría de las megaiglesias usan los medios televisivos y radiales para motivar a sus oyentes a visitarles, ofreciéndole un mensaje de “Alicia en el país de la maravilla”, con las mismas técnicas que usan las empresas para promover sus productos. 2º-  El mensaje de estas iglesias está hecho con técnicas psicológicas, motivacionales y de inducción manipulativa. Usan técnicas bíblicas descontextualizadas, torciendo los pasajes y conceptos bíblicos para su propio beneficio. Es importante ver como la corriente de la “mente y confesión positiva” es parte de la terapia inductiva a los que asisten a tales congregaciones. El culto es muchas veces una  manipulación, sin contenido doctrinal.

3º – Se exalta al líder, pastor o apóstol como un ser sobrenatural, con poderes especiales. Se manipula las revelaciones, milagros y técnicas mágicas, para seducir a las almas incautas a seguir al hombre, y no a Jesucristo (2 Pedro 2:18 Romanos 16:18).

4º- Se trata de crear en el culto una atmosfera tal, que las personas sean emocionadas por las técnicas de luces, sonido y efectos especiales. Se usan cantantes estrellas, llamándosele a estos eventos “conciertos de adoración”, para atraer a las personas de otras iglesias. Se introducen prácticas similares a las del mundo, pero con un toque de “gracia cristiana”. Ejemplo: Di esto, da un saltito, un grito de guerra,  una vueltecita, del al de al lado estoy bien, escucha lo que te dice el billete, písale la cabeza  a Satanás, y una serie de disparates, lo cual produce un efecto emocional que nace de la carne. Algunos predicadores parecen más payasos que proclamadores del reino. Otros utilizan trucos para evidenciar milagros como por ejemplo: lluvia de oro, convertir el agua en vino, salir aceite de las manos etc.

A estas megasiglesias asiste cualquiera, no importa su condición moral. Jamás se predica claramente contra el pecado, el nuevo nacimiento, el infierno, el juicio final, la venida de Jesucristo, el sacrificio etc. Los mensajes giran en torno a prosperidad,  riqueza, conquista, excelencia, grandeza, suficiencia,  poder, milagros, dominio, etc. Son mensajes descafeinados de las demandas del Evangelio del Reino. Sus pastores son inaccesibles, coquetean con la política, y buscan a los ricos y poderosos. Tienen guardaespaldas, a los cuales les llaman “escuderos”, apoyándose en el Antiguo Testamento, en la época del reinado de los reyes de Israel. No conocen el nombre de sus ovejas. Entran por la puerta de atrás. Se rodean de una elite de personas afines a él. Viven lujosamente y argumentan, para justificar su opulencia, que son hijo de un rey, y deben vivir como tales. No hace falta ser inteligente para ver todas estas realidades.

Amigos,  busque un pastor que sea conforme a las enseñanzas de las Escrituras. Lea Juan capítulo 10,  y analice lo allí expuesto. Próximamente estaré publicando una serie de artículos sobre el concepto profundo de ser pastor y oveja. Mientras, pídale a Dios discernimiento para juzgar y preservar en la sana doctrina. El Señor nos ayude.

Via. Contralaapostasia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: