Toda la Biblia abunda en ejemplos de falsos profetas siendo nombrados y denunciados con sus nombres directamente. En estos días sólo se habla de amor, usándolo como excusa para no delatar el error, -”eso no es realmente amor bíblico, sino es un sentimentalismo satánico.”

Pablo reprendió y nombró a Pedro públicamente. Pedro era culpable de prácticas no escriturales. “Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar… Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?” (Gálatas 2:11-14). Pablo nombró a Demas por amar el mundo. “…Porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica….” (2 Timoteo 4:10). Esos que traicionan la causa de Cristo por una vida mundana y placeres deben de ser nombrados y delatados.

Pablo nombró a Himeneo y Alejandro. Pablo le dijo a Timoteo; “Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar”. (1 Timoteo 1:18-20). Pablo nombró a Himeneo y Fileto. Dijo a Timoteo que “estudiara” para poder usar “bien” la“palabra de verdad. Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos.“. (2 Timoteo 2:15-18).

Pablo nombró a Alejandro el calderero. “Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos. Guárdate tú también de él, pues en gran manera se ha opuesto a nuestras palabras”. (2 Timoteo 4:14-15).

 Juan nombró a Diótrefes. “Yo he escrito a la iglesia; pero Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe” ( 3 Jua 9). Juan relató cómo este hombre parloteaba contra ellos con “palabras malignas” (v. 10). Dice más adelante: “Amado, no imites lo malo, sino lo bueno. Moisés nombró a Balaam”. Vea Números 22-25. Pedro nombró “el camino de Balaam … el cual amó el premio de la maldad”. (2 Pedro 2:15).

Balaam era un profeta que estaba en la obra por dinero, justo como muchos de los profetas de TV de nuestros días. Ruegan por dinero y viven como reyes, mientras multitudes de gente inocente les manda su dinero. Judas expuso “el error de Balaam”. (Judas 11). Juan mencionó “la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación“. (Apocalipsis 2:14).

Esto llega precisamente al corazón del asunto, concerniente a la doctrina de la separación. Balaam nunca maldijo a Israel aún cuando quería la recompensa que se le había ofrecido. Los hombres de Israel comenzaron a “fornicar con las hijas de Moab … invitaban al pueblo a los sacrificios de sus dioses” (Números 25:1-2). ¿Por qué hicieron esto? Porque Balaam enseñó a Balac como romper la barrera de separación entre los moabitas y los israelitas. Sabemos esto porque está rectamente establecido en Apocalipsis 2:14 y en Números 31:16. Esto dio como resultado la muerte de 24,000 hombres bajo el juicio de Dios.

Natán identificó a David. Había un hombre en un lugar muy alto que era un adultero secreto. Seguramente este hombre, quién tenía el puesto de oficial más grande del reino, no podía ser reprendido por un simple e impopular profeta. Natán fué a la presencia de David, reveló el pecado en forma de parábola, luego dijo al enfuercido David, “Tú eres aquel hombre…”. (2 Samuel 12:7). Jehú hijo de Hanani nombró al rey Josafat. En varias formas Josafat fué un buen rey, pero equivocadamente olvidó practicar la separación. Causó que su hijo se casara con la hija del rey Acab. Vea 2 Crónicas 18:1; 21:1-6. Hizo una alianza con Acab y fue a la batalla contra Ramot de Galaad con él (2 Crónicas 18). Jehú hijo de Hanani dijo al rey Josafat: “¿Al impío das ayuda, y amas a los que aborrecen a Jehová?”. (2 Crónicas 19:2). Aquí hay una pregunta para los no separados: “¿AL IMPÍO DAS AYUDA, Y AMAS A LOS QUE ABORRECEN A JEHOVÁ?” Debemos mejor cuidarnos de los “falsos maestros… que introducirán encubiertamente doctrinas destructoras”. (2 Pedro 2:1).

Los mensajeros fieles advertirán a las ovejas acerca de estas herejías, y les identificarán por su nombre. No es suficiente hacer alusión sutilmente hacia ellos, si no, los corderos jóvenes no entenderán y como consecuencia serán destruidos por los lobos. Sí, es correcto delatar el error y nombrar a esos que están en error. Es correcto “contender ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos“. (Judas 3). EL texto de esta foto ha sido tomado del comentario hecho por Ixoye Tetelestai en la foto de Magdalena Gómez G sobre la necesidad de contender ardientemente por la fe que nos ha sido dada una vez a los santos según el texto bíblico de Judas 3.

Via. Contra la Apostasía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: