Jeremías 6:13-16
13Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores.  14 Y curan la herida de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz.  15 ¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni aun saben tener vergüenza; por tanto, caerán entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice Jehová.  16 Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos.

Cuando uno lee la historia bíblica que habla del pueblo de Israel, uno puede ver reflejado en ella, la realidad de la iglesia de nuestros días. Digamos en términos generales, la crisis de la cristiandad contemporánea. Para ningún verdadero hijo de Dios, regenerado por la acción del Espíritu Santo, es ningún secreto que vivimos días peligrosos, colmados de una creciente apostasía y una generalización de este mal, en casi toda congregación, concilio o iglesias, afiliadas a denominaciones o independientes. En todos los países del mundo, la apostasía abunda, de todas formas y colores. Es un mal de abierta rebelión a lo establecido por la palabra de Dios, contradiciendo los principios, doctrina y fe dada una vez a los santos. (Vea Judas 1:3).
En el pasaje bíblico que brevemente estudiaremos encontraremos características que hoy tiene la cristiandad contemporánea y veremos también que opina Dios al respecto. Veamos que dice la poderosa palabra de Dios. I) «PORQUE DESDE EL MÁS CHICO DE ELLOS HASTA EL MÁS GRANDE, CADA UNO SIGUE LA AVARICIA;…(V.13 A) »

Esto cae como anillo al dedo a la cristiandad de hoy. Es de sorprender como aquellos apostatas de hoy, sin ningún descaro y vergüenza, preconizan a los cuatro vientos, un falso “evangelio” donde lo que prima es el amor a los bienes materiales, las riquezas, el confort y el poder. Todo por supuesto, maquillado con un barniz bíblico, para que en medio de la verdad, el sutil veneno de este falso “evangelio” sea atractivo, sutil y ponzoñoso. Miles son capturados por este “evangelio”, y los que siguen este “evangelio maldito” (Vea Gálatas 1:8-9) son en su mayoría; si no todos, no-regenerados, no-salvos, no-hijos de Dios. Los miles de seguidores (Vea 2Pedro 2:1-3), de esta abominación, ante los ojos del Poderoso Creador, siguen la avaricia: Siguen al dios-dinero, al dios-poder, al dios-estatus, etc. Y todo motivado, por una insaciable avaricia. El resultado final es que serán traspasados de muchos males (Vea 1Timoteo 6:9-10). En cambio el verdadero evangelio, enunciado por el mismo Señor Jesucristo, nos manda que hagamos tesoros en los cielos antes que en este mundo (Vea Mateo 6:19-21). Demostrando un verdadero contraste con las enseñanzas de los falsos apóstoles y profetas de hoy.

Gálatas 1:8-9
8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema [maldito].  9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema [maldito].

2Pedro 2:1-3
1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.  2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, 3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

1Timoteo 6:9-10
9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;  10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

Mateo 6:19-21
19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;
20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.  21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

Mateo 6:24
Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Estimado lector, si eres miembro de alguna organización que camina en las sendas nuevas del falso “evangelio” de la prosperidad o del reino ahora, donde abundan, los falsos “apóstoles”, “profetas” y “pastores” Tienes que saber que te han mentido. El Señor, el Padre Celestial, no esta tan interesado en tu bienestar material (que también lo esta por supuesto, pero para Él, mucho mas importante es tu destino eterno. Lo material es temporal, lo espiritual es eterno.), si no mas bien en que seas salvo por su gracia y favor, y que a la acción de su Espíritu Santo sobre tu vida, caigas a los pies de su Hijo Jesucristo, arrepentido de tus pecados y reconociendo la obra sacrificial y redentora que el hizo al morir en una cruz, pagando por tus pecados y resucitando al tercer día, para demostrar que el tenia la victoria y la justicia del Padre estaba satisfecha. Y demostrando también, que el Hijo de Dios, había pagado el precio por el rescate de tu alma destinada al infierno. Ese es el interés del Padre Celestial, y no tanto que vivas en esta tierra amado las riquezas, sirviendo a las riquezas y destinado a pasar la eternidad lejos de Dios en la condenación eterna, por seguir este falso “evangelio”.

Estimado lector, si sigues el falso “evangelio de la prosperidad” y tienes “guías” espirituales, que se auto-titulan “apóstoles”, “profetas”. Según la Biblia, esta es la condición de tu alma:

Sigues la avaricia (Vea Jeremías 6:13a)
Serás traspasado de muchos males. (1Timoteo 6:9-10)
Es probable que no seas salvo, no eres regenerado, y por lo tanto no eres hijo de Dios, y estas bajo maldición, por eso sigues “otro evangelio” y no el verdadero (Vea Gálatas 1:8-9)
Sigues a falsos maestros (Vea 2Pedro 2:1-3).

Ante los ojos de tus falsos maestros y “guías” espirituales, eres una mercadería, que se vende a Satanás solo por exprimir tus bolsillos y tus fuerzas, y así vivir de tu persona y enriquecerse. Y para ello usaran palabras fingidas y mentirosas para creas al error y no a la verdad. (Vea 2Pedro 2:1-3)
Tu corazón, es decir tu alma, entera solo piensa y vive para los tesoros terrenales, por lo tanto eres un carnal, no eres salvo, no eres hijo de Dios. (Vea Mateo 6:24)
Aborreces a Dios (Vea Mateo 6:24)
Te engañaron. (Vea 2Pedro 2:1-3)

Si sigues la mentira y falsedad de ese “evangelio” infernal, te expones a ser acreedor de un espíritu engañoso, el cual Dios, permitirá que actué sobre tu vida, para que sigas creyendo la mentira y sigas camino a la condenación a causa de tu voluntaria negativa a creer en el puro evangelio de Jesucristo y tu complacencia en la injusticia de la falsedad y el error doctrinal. (Vea 2Tesalonicenses 2:11-12)

Mateo 24:24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

2Tesalonicenses 2:11-12
11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira,
12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

Todavía estas a tiempo, escapa pronto de ese falso evangelio, ora al Padre Celestial y pídele que en su gracia y soberanía, te permita ser salvo, por medio de la fe en su hijo Jesucristo. Arrepintiéndote de tus pecados y reconociendo al Señor Jesucristo como tu único y absoluto salvador y desechando las falsas doctrinas y dandole la espalda a esos falsos “apostoles”, “profetas”, etc. todos ellos engañados por Satanas e intrumento de engaño para sus incautos seguidores.

2Juan 1:9-11
9 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.  10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido!  11 Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras.

Via. RSV Peru

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: