1Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. 2Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden. 3Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán. 4Ciertamente hombre no contienda ni reprenda a hombre, porque tu pueblo es como los que resisten al sacerdote. 5Caerás por tanto en el día, y caerá también contigo el profeta de noche; y a tu madre destruiré. 6Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.Os 4.1-6.

El pueblo de Israel estaba en una situación decadente. El Señor como fiscal acusador presentó 3 evidencias en su contra (v. 1): la primera tenía que ver con:
la mentira: En otras palabras, Israel vivía de la mentira persistente. Probablemente casi nada se hacia en la sociedad que no incluyera alguna forma de engaño.
la falta de misericordia: falta de amor leal hacia Dios y el prójimo. Un tipo de amor inquebrantable que debía procurar el bien del ser amado, era un distintivo que debía identificar al pueblo del Señor. Y por ultimo el punto el cual deseo analizar es:
La falta de conocimiento: la palabra conocimiento es la palabra hebrea yada˓ que es amplia en su aplicación pero en este verso encierra esta idea «saber, entender, comprender, conocer». Los principales responsables de la pésima situación espiritual de Israel eran los sacerdotes. Ellos tenían la obligación de enseñar al pueblo la ley de Moisés y ofrecer los sacrificios que esta estipulaba. En Levítico 10:8–11 dice: 8Y Jehová habló a Aarón, diciendo: 9Tú, y tus hijos contigo, no beberéis vino ni sidra cuando entréis en el tabernáculo de reunión, para que no muráis; estatuto perpetuo será para vuestras generaciones, 10para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio, 11y para enseñar (dar conocimiento) a los hijos de Israel todos los estatutos que Jehová les ha dicho por medio de Moisés. Esta era la misión de los sacerdotes dar conocimiento de las leyes de Dios. Esto era también para los padres de familia: Deuteronomio 4.9-10 9Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos. Era el deber de los padres el enseñar a los hijos y a los nietos, que ellos adquirieran conocimiento, no por el simple hecho tener conocimiento, sino por la aplicación de el en la vida, que resultara en una vida que agrada Dios.

Proverbios es el libro de la sabiduría, y una y otra vez encontramos en el exhortación a buscar el conocimiento: Pr 6.20-23 21 Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, Y no dejes la enseñanza de tu madre; 21 Átalos siempre en tu corazón, Enlázalos a tu cuello. 22 Te guiarán cuando andes; cuando duermas te guardarán; Hablarán contigo cuando despiertes. (en otras palabras estarán en tu cabeza, serán tus pensamientos) 23 Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, Y camino de vida las reprensiones que te instruyen…
¿Y donde se obtiene ese conocimiento? ¿donde sacamos la sabiduría? sin duda de las sagradas escrituras, leer la biblia NO BASTA, hay que estudiarla, y profundizar en ella. Pero de un lado muchos anulan el conocimiento como “poco espiritual” y del otro lado, prefieren alguna “revelación especial”, del ídolo de turno. Pr 1.22-33 ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, Y los burladores desearán el burlar, Y los insensatos aborrecerán la ciencia? 23 Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, Y os haré saber mis palabras. 24 Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese, 25 Sino que desechasteis todo consejo mío Y mi reprensión no quisisteis, (desechan todo el consejo de Dios, toman solo el que les gusta o el que les conviene) 26 También yo me reiré en vuestra calamidad, Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis; 27 Cuando viniere como una destrucción lo que teméis, Y vuestra calamidad llegare como un torbellino; Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia. 28 Entonces me llamarán, y no responderé; Me buscarán de mañana, y no me hallarán. 29 Por cuanto aborrecieron la sabiduría, Y no escogieron el temor de Jehová, 30 Ni quisieron mi consejo, Y menospreciaron toda reprensión mía, 31 Comerán del fruto de su camino, Y serán hastiados de sus propios consejos. 32 Porque el desvío de los ignorantes los matará, Y la prosperidad de los necios los echará a perder; 33 Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal.

Pero vemos hoy en día una aborrecimiento a la sabiduría, al conocimiento de la verdad. Es increíblemente llamativo que muchos cristianos no haya leído nunca la biblia entera, o que no hayan estudiado por ejemplo de manera expositivamente la epístola a los romanos. Aun peor se evidencia que esta es la situación de muchos ministros hoy, como en el tiempo del profeta Oseas donde los encargados de la formación espiritual de la nación, lejos de encaminar bien a la gente, consintieron en sus maldades y actuaron por puro interés económico. Hace un tiempo atrás dijo uno, si hablas mucho de las escrituras, la gente se cansa, se aburrirá, y dejara de congregarse. Debo decir que esta es la mentalidad de muchos, que ya han sacado la biblia de los pulpitos, y la han remplazado con humanismo, psicología, fabulas. Ahora bien esto no debe sorprendernos ya que son los distintivos que caracterizan la herejía y a los falsos maestros de todas las épocas: 1 Ti 6.5 disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales. otra versión dice: Tienen la mente depravada y le han dado la espalda a la verdad. Ellos creen que están en lo correcto, por que su mente esta estropeada son “locos espirituales” que van en contramano a la verdad. 2 Ti 4.3-4 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. <Se acumularan maestros> esto es la biblia, no lo estoy inventando, estos “maestros” tendrán conocimiento de sus doctrinas, pero sus enseñanzas no tendrán que ver con la verdad, sino con fabulas. <conforme a sus propias concupiscencias> ¿Quieren riquezas? ¿dominio? ¿mundanalidad? ¿carnalidad? ¿vanidad? para esos se levantan estos maestros para adoctrinar con respecto a estas cosas, para darle a los impíos lo que piden y Dios da como juicio pastores conforme al corazón.
Y estos pastores tienen estas características: Is 56.10-12 10Sus atalayas son ciegos, todos ellos ignorantes; todos ellos perros mudos, no pueden ladrar; soñolientos, echados, aman el dormir. 11Y esos perros comilones son insaciables; y los pastores mismos no saben entender; todos ellos siguen sus propios caminos, cada uno busca su propio provecho, cada uno por su lado.

Los siervos de Dios hemos sido llamados a predicar las escrituras así como están, Dios no pide nuestra opinión, su palabra no vino con defectos de fabricación para que la reformemos. La responsabilidad es grande, el pueblo perece por falta de conocimiento, por esta razón debemos persistir en la doctrina: 1 Timoteo 4.16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.

<persiste en ello> ¿en que? en la doctrina por que hay quienes están escuchando, y podemos ser los portavoces de perdición al no hablar la verdad.Un hombre de Dios perfecto, preparado para toda buena hombre es el resultado del estudio de las escrituras, del conocimiento de la verdad: 2 Ti 3.16-17 16Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. <útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia> Ahí esta el conocimiento en las palabras inspiradas de Dios cuando los cristianos profundizan en este conocimiento, llevan fruto <a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra> Las consecuencias, serán tremendas: <Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio> Dios desecha del sacerdocio, como la iglesia de Laodisea, el Señor ya estaba fuera, por eso dice: <He aquí, yo estoy a la puerta y llamo> y la siguiente consecuencia no deja de ser terrible también <y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos> Padres sin conocimiento, hijos no instruidos, generaciones que no conocen verdaderamente a Jehová.
Dios tenga misericordia, Nada podemos contra la verdad…

Via. Natanael Vera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: