Apocalipsis 3:15-16
El cristiano tibio es el de término medio, el de medio camino; tiene comienzo pero no tiene fin porque no llegó al objetivo. Lucas dice que muchos procurarán entrar y no podrán, porque comenzaron y no terminaron (Lc 13:24).

La Palabra de Dios nos muestra que existen muchos edificadores que no se sientan primero a planificar para hacer las cuentas del gasto para ver la forma de terminar, para que no suceda que después de haber puesto los cimientos, no puedan concluir el edificio (Lc 14:28-30).

Esta es la historia del cristiano por la mitad, cristiano de medio término, el tibios y vomitado:

Hay una reunión de oración y él puede estar en medio de ella, pareciendo estar lleno del Espíritu, pero sucede una discusión con injurias y ofensas, y él también está en medio de ella. En el culto de fuego y avivamiento, él está en el medio, pero también está en medio de los eventos del mundo: en medio del fútbol, en medio de los clubes, y en el medio del corso del carnaval. Cuando los creyentes están adorando a Dios y cantando cánticos de exaltación, el creyente tibio está al medio, pero cuando los mundanos están cantando rock, él también está en el medio.

El tibio es el creyente ecológico, creyente del medio ambiente: cristiano en la mente y mundano en el cuerpo y en el corazón. Su casa espiritual está dividida (Mt 12:25). Los cristianos de medio término son los cristianos de la era de Laodicea: cristianos indefinidos. Tienen las características del trigo, pero no tienen fruto, son cizaña. Cristianos más o menos, cristianos fifty-fifty.

En lugar de arrancar el ojo que escandaliza, son ciegos del otro (Mt 5:29). De su boca procede bendición y maldición, son fuente de agua dulce y agua salada (Stg 3:8-12). Son cristianos que sólo ven defectos, la paja en el ojo del hermano y no son capaces de ayudar extendiendo su manos (Mt 7:1-3).

Exigen avivamiento, el derramar de los dones, exigen santidad y son similares a los fariseos hipócritas (Mt 23:27) Son cristianos que no están vacíos, pero tampoco están llenos (Ef 5:18; 3:19).  La mitad de ellos es carne, y la otra mitad es espíritu. Exhiben el espíritu en la iglesia y la carne en los karaokes y en las fiestas de carnaval. Con la parte espiritual afirman pertenecer a Dios, pero con la parte carnal prueban lo contrario (Tito 1:16). La mitad es santidad y la otra es inmundicia, tienen un pie en la iglesia y otro en el mundo. Tienen en su casa la Biblia y la revista Vanidades o Playboy.

Los cristianos por la mitad son temerosos de Dios, pero también temerosos de otros dioses (2 R 17:32-34), y temerosos de la opinión de los hombres.  El joven rico de Mateo 19 es ejemplo de cristiano por la mitad. La mitad de Dios, guardaba los mandamientos de Dios, y la mitad del diablo, guardaba las riquezas del mundo, a punto de despreciar a Jesús y la vida eterna (Mt 16:16-22).

Ananías y Safira son otro ejemplo de cristianos tibios. La mitad de Dios, perseveraba en la fe; la mitad del diablo, perseveraba en la codicia del dinero (Hch 4:32-37; 5:1-10).

En la iglesia de hoy sucede que cuando un cristiano tibio es ofendido, la mitad buena quiere perdonar, y la mitad mala quiere tomar venganza. La mitad confiesa los pecados, y la otra mitad los practica.

El cristiano por la mitad no es obra de las manos de Cristo, pues los que son de Cristo andan en buenas obras (Ef 2:10).

Amado hermano, si usted es un cristiano verdadero, está revestido del nuevo hombre y creado en la verdadera justicia y santidad (Ef 4:22-24). Si usted afirma que es cristiano y no ha dejado las mañas del viejo hombre, usted no está en Cristo (2 Co 5:17).Y sepa que ningún cristiano será salvo por la mitad.

Hermano, deje de ser un cristiano mediocre. No ensucie el nombre de Jesucristo y no permita más que su testimonio dañe al resto del Cuerpo de Cristo. Defínase… ¿Usted es caricatura o imagen del Señor?, ¿usted sirve a Dios o al diablo?…

Hermano, deje los vicios, deseche la mentira, abandone los arranques de ira, no de lugar al diablo. Deje los trabajos ilícitos.  Deje de ser murmurador. No sea liso, atrevido, hablador de malas palabras; no entristezca al Espíritu Santo.

Renuncie a la amargura, al enojo, a la maledicencia, al descontento, a la murmuración, a la queja, al desánimo. Dispóngase a ser un cristiano íntegro, caliente, completo, no por la mitad (Ef 4:25-32)

Y sepa amado hermano que el Señor no lo ha dejado solo, El nos ha provisto el Espíritu Santo (Jn 14:16-18), quien nos otorga fuerza, poder y autoridad para vencer y ser verdaderos hijos de Dios (Ro 8:9, 13; Jn 1:12)

“Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu” (Gálatas 5:17).

Via. Hoy Bolivia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: