Mas allá de ciertas gracias humanas, para dirigir alguna actividad al interior del cuerpo del Señor Jesucristo, es decir de la iglesia; lo que se necesita es contar con el llamado, la sabiduría y la guía que da el Espíritu Santo.  Entonces, teniendo en cuenta este lineamiento bíblico, no es cierto que solo sea necesario o en el mejor de los casos sea preponderante o requisito indispensable, que los siervos de Dios, tengan ese carisma o simpatía humana para guiar al pueblo de Dios. Pues quien da las capacidades y aun la gracia para apacentar la Grey de Dios, es Jesucristo mismo Señor de la iglesia. Pese a esta base bíblica hoy en día se da más peso y valor al carisma o simpatía humana antes que a las capacidades que da el mismo Señor Jesucristo, por medio del Espíritu Santo a todo aquel que es llamado a servir en el redil de lo santos. Esta tremenda importancia que hoy se le da al carisma y a la simpatía meramente humana no es más que un invento de hombres carnales y no regenerados, quienes pretenden reemplazar la gracia de Dios que actúa en la vida de un genuino hijo de Dios, llamado a servir a los redimidos con la simple sabiduría de hombres. Todo lo contrario a lo que la Biblia nos manifiesta en cuanto a la buena sabiduría que viene de Dios.

Somos testigos de como: pastores y algunos supuestos “apóstoles” y “profetas” amparados en sus nuevas “revelaciones” y debido a la introducción del relativismo en la cristiandad contemporánea, decir y hasta enseñar que para servir en una determinada área de una congregación, que a la sazón pregona a los cuatro vientos,  ser parte del cuerpo de Jesucristo, la iglesia: tan solo se necesita ser “simpático” es decir contar con cierta gracia humana, para que de esa manera puedas dirigir un “ministerio exitoso”. Esto, mi querido lector,  no es mas que carnalidad pura, es decir en buen lenguaje culinario argentino: ¡un buen “churrasco” espiritual! ¡Pura Carne! ¡Nada de espiritual y cero dependencia directa del Espíritu Santo!

Hoy tenemos montones de “lideres” con “carisma”, con una “química” o atractivo especial para con la gente, pero sin palabra de Dios.  Quiero puntualizar que la palabra o término “líder” como tal y bajo la concepción de esta cristiandad contemporánea, no se encuentra en la Biblia, para designar a un servidor de Jesucristo, llamado a la tarea de edificar el cuerpo de Cristo. Creo si, que es un “invento” de la cristiandad contemporánea, plagada de “coberturas” “apostólicas”, “padres espirituales”; “guías”; “Gurus”, etc. Etc. Es un intento por desplazar a los verdaderos siervos de Dios, llamados a edificar a los redimidos y a levantar en el alto la autoridad de la Biblia.

Regresando al tema de los “lideres carismáticos” de la cristiandad contemporánea. Diremos que:

-Estos “Líderes” que dirigen grupos de almas en el nombre del Señor Jesucristo, en su mayoría están en abierta rebelión contra la palabra de Dios. Despreciando la doctrina de vida contenida en ella y tildando de religiosos y legalistas a todo aquel que la esgrime y la levanta en alto como lumbrera para la vida de un redimido.

-Algunos la ignoran y no desean ni aprender de ella y mucho menos enseñarla, solo prefieren enseñar los dichos de hombres. Es decir palabras infladas enunciadas para agradar los  oídos de las almas cautivas al error y adictas a las disoluciones de los hombres.

-Otros contradicen abiertamente las enseñanzas de la Biblia, torciéndola y sacando fuera de contexto sus textos para sostener sus aberrantes pretextos, con la finalidad de queda impunes y trasquilar lo más que se pueda a las pobres ovejas de sus rediles.

-Otros tienen vidas altamente pecaminosas como cualquier otro que no ha nacido de nuevo, no son salvos.

-Otros están literalmente poseídos por demonios, dado que no son salvos, pero aun así dirigen almas, en el nombre de Jesucristo, Enseñando abiertamente doctrinas de demonios.

Todos estos casos en la realidad del día a día tienen algo en común que para esta decadente cristiandad contemporánea es de mucho valor, y es: el “carisma” y por lo tanto tienen muchos seguidores, que por su escaso o casi  nulo conocimiento bíblico y por estar encadenados a doctrinas de error, bien podrían decir estas frases; en alabanza a sus “carismáticos” lideres, tan simpáticos, tan aparentemente llenos de vida, pero cadáveres espiritualmente hablando:

¡Son tan simpáticos! ¡Sus palabras me llenan de fuerzas!

¡Son tan activos en la “iglesia”!

¡Vieran como dirigen la “alabanza”! ¡Como se emociona!

¡Vieran como levanta sus manitos, hacia el cielo!

¡Que palabra de animo tiene, él! ¡El si, no es legalista, ni religioso!

¡Que motivador! ¡Me hace creer en mi mismo(a)!

¡Viera como se cae al suelo hasta por 7 veces durante la “ministración”! y se levanta ¡lleno de la “unción”!

¡Es tan lindo! ¡Tan regio! ¡Mira, como viste, con ropa muy cara y lujosa, como todo  un hijo del “reino”!

¡Escuchaste su predica, que “dinámica” , que amena y hasta chistosa,  de veras que luego de oirla uno sale creyendo mas en la vida!

¡Mi líder si me hace sentir bien! ¡Aleja de mi la culpa, no tengo nada de que arrepentirme! ¡Me hace ver la vida con optimismo!

¡Pero que predica tan tremenda da! ¡Que carisma!

¡Mira como dirige el grupo de jóvenes, lo hace con tal versatilidad y alegría! ¡Los jóvenes se sienten libres, sin tapujos ni religiosidades!

etc., etc.

Y seguiríamos, sin acabar enunciando frases de gente, que solo ve lo externo y se guía por vista, pero deja aun lado lo espiritual y la doctrina de Dios contenida en la Biblia.  Ellos podrán decir muchas alabanzas de sus “carismáticos lideres” PERO SIMPLEMENTE EL PADRE CELESTIAL NO LOS CONOCE, SON NO SALVOS, NO REGENERADOS POR LO TANTO NO SON HIJOS DE DIOS.

Estimado lector es hora de regresar a la Biblia. Desechemos las meras enseñanzas de los hombres, para dar lugar a la enseñanza de Dios. Es hora de volver mientras todavía hay día, pronto vendrá la noche no sin antes, nuestro amado Salvador vendrá a buscar a su amada, su iglesia, formada por los miles de hombres y mujeres salvos por pura gracia de una vez y para siempre. Finalmente: Quien afirme que tan solo se necesita “química” o “carisma” para servir a Dios, simplemente esta demostrando que su mente no ha sida regenerada, simplemente no es salvo. Como no ha experimentado el nuevo nacimiento, piensa que la sola sabiduría del hombre, caída, carnal y diabólica puede imperar en la dirección de la iglesia de Jesucristo dejando a un lado la gracia, sabiduría y la inteligencia que el Espíritu Santo da a los redimidos y especial a sus siervos.

Via. RSV Peru.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: