Existe un mercado evangélico de ídolos para fans, consumistas y desprevenidos. Las editoriales, las compañías discográficas y demás mercaderes nos dicen lo que está de moda. ¿Realmente lo que ellos nos quieren vender es lo que Dios le está hablando a su pueblo hoy? ¿O se trata sólo de dinero? Veamos:

Cómo trabajan.

Las páginas web cristianas más conocidas, todas las revistas y diarios de contenido cristiano, los congresos y eventos más famosos, programas de televisión o canales enteros como es el caso de TBN, radios cristianas, podcast como “Vida Extrema”, premios como los Dove y conferencias declaradamente con fines comerciales como la súper conocida Expolit, son o bien propiedad de Editoriales o Compañías Discográficas cristianas, o tienen vendidos la mayoría de sus espacios a ellos, o son alianzas entre estas compañías para promocionar sus productos. Todo esto trabaja en conjunto como un escaparate donde nos muestran sus nuevos productos y nos enseñan las virtudes de sus nuevos y viejos ídolos.

Por unos dólares recomiendo lo que quieras.

Cuando ves en una revista cristiana, web o lo que sea que te aconsejan algún disco nuevo o libro, es muy probable que ese consejo le haya costado a alguien unos cuantos dólares. Es entre gracioso y triste ver como concuerdan perfectamente, por ejemplo en la web de “enlace musical”, los cantantes o grupos que figuran en la página como publicidad y los que están en la sección “recomendados”. En este momento tienen 6 que aparecen constantemente en su página de inicio como promoción pagada. Si vas a la sección recomendados encontraras que los primeros 5 que te “recomiendan” forman parte de esos 6 que pagaron por su promoción en la página, el otro aparece un poco después.

Yo te doy este premio, tú me das aquel otro ¿vale?.

Otro ejemplo son los famosos premios Dove que se entregan en Estados Unidos y que tienen su sección latina. ¿Saben quién está detrás de esos premios? Según la misma página del evento: Compañías Discográficas, Productores, Managers, Promotores y demás personajes que comercian con la música cristiana. ¿Tienes alguna duda de quién aparecerá en los eventos de entrega de premios?

Todo sea por 1.300.000 dólares.

Expolit es otro perfecto ejemplo. Según su presidente y director ejecutivo de SEPA, David Ecklebarger, “Expolit es el resultado de unir esfuerzos entre casas publicadoras, distribuidoras, libreros y SEPA (Spanish Evangelical Publishers Association)”. Es un evento hecho pura y exclusivamente para promocionar y vender música y libros. Pero miles de personas acuden cada año para participar de las conferencias y conciertos, y para ver a sus ídolos caminar por los pasillos, para pedirles un autógrafo, o sacarse una foto con ellos. Lo que se presenta en Expolit, será luego lo que los creyentes de habla hispana consumirán en sus países. Es el padre de las promociones del mercado evangélico. Si alguien quiere ser famoso debe estar ahí. Es como si un artista famoso secular no aparece en los premios Grammy o en la cadena de videos MTV. Detrás de todas las frases de “luchamos cada año para bendecir tu vida”, “nuestra meta es ministrar al pueblo de Dios” y todo eso, Expolit es un gran, pero gran negocio. Cuenta con 450 espacios que son alquilados a expositores de toda Latinoamérica, España y Estados Unidos, y son visitados por unas 5000 personas. A cada expositor según Larry A Downs (vice presidente y publicador de Grupo Nelson) en su blog  larrydowns.typepad.com), se les cobra 1800 dólares por un espacio de 3×3. Lo que deja una suma de 810.000 dólares. Y a cada participante del evento se le cobra 100 dólares según la misma web de Expolit. Lo que al multiplicarlo por 5000 personas, termina en 500.000 dólares. La ganancia total sería de 1.310.000 dólares. Esto sin demás promociones y concesiones. ¿Les parece un buen negocio en sólo 6 días? Todo sea para que el reino de Dios se extienda ¿no?.

¿El dinero es lo que hace a la Iglesia girar?

Sé que muchos dirán que soy un mal pensado y bla, bla, bla. Muy bien, vayamos a lo que otros piensan sobre un evento como Expolit. ¿Qué tal…..Lucas Leys? ¿Les parece? Para el que no lo conoce Lucas Leys es el Director Internacional de Especialidades Juveniles, un ministerio especializado en pastoral juvenil. Fue pastor de jóvenes por varios años en distintos países y hoy viaja por el mundo hablándole a miles de jóvenes y líderes en conferencias, convenciones, universidades, escuelas, iglesias y seminarios.
En su blog personal encontré que al terminar el Expolit del año pasado, salió harto de todo y comentando con amigos suyos exactamente esto: “El ambiente se torna tan comercial, ególatra y carente de contenido que desanima. No sé, me gustaría en los pasillos escuchar más seguido el nombre de Jesús, ver a gente orando al comenzar el día de exposición o por ejemplo alegrarme al notar como sube el nivel de reflexión en las letras de la música cristiana. Pero cada año me decepciono. Me parece que el nivel de reflexión sigue bajando, el ego de algunos sigue subiendo y el dinero termina siendo lo que moviliza lo que cree la iglesia. Veo que Expolit ayuda a que algunos saquemos lo peor de nosotros. Fotos de 2 metros con solo la cara de un orador o músico, “actitudes estelares” de completos desconocidos, un pastor de una iglesia con gente de bajos ingresos que aparece en un Bentley de más de 100 mil dólares, músicos que recién sacan su primer disco pero caminan con guardaespaldas, discos que insisten en usar las mismas frases hechas de siempre, libros con una teología nefasta pero con un marketing impecable. En fin. Suficiente como para sospechar que junto al crecimiento numérico de la iglesia deberíamos reforzar nuestras defensas culturales para no asimilar valores del mundo que nada tienen que ver con el genuino evangelio aunque lleven consigo la apariencia del éxito. Pero ahora lo que más me molesta: Es en mi interior, me siento cómplice y parte del sistema. Claro que en Expolit, a lo que muchos consideran parte de mi estilo, camino como si nada por los pasillos sin llevar a nadie conmigo, (aunque cueste creerlo algunos se esconden para crear más expectativa y siempre los ves rodeados de gente), si hace calor ando en shorts y no “disfrazado de ministro” y saludo a todos los que pueda. Un par de veces me han aconsejado que hacer eso no me conviene porque pierdo ‘la mística que tienen los líderes más destacados’. Me lo han dicho en palabras literales y también con indirectas”(http://www.lucasleys.com/blog/?p=39). ¿Que les parece?

Solo aguanto un día de Expolit.

¿Y si hay alguien más que habla sobre este mercado evangélico y sobre Expolit? No sé, ¿qué les parece…. Emmanuel Espinosa, cantante de Rojo y ex bajista de Marcos Witt?: “Las actitudes de algunos, muchos diría yo, de los “ministros”, que por cierto significa “servidores”, sobre todo de los msicos…estamos mal…¡apesta! En Expolit vemos todo esto: actitudes, motivaciones, prioridades raras, exponenciado y HARTO de ver 5 días de lo mismo, pero hay unos que sin ir a Expolit, tienen sus pequeños “expolititos” locales. En su iglesia, en su ‘ministerio’, en su banda, su empresa y hasta en su casa (tratando de aparentar enfrente de sus hijos…eso no funciona). ¿Cuando se va a acabar? Perdón que escribí tanto. Ha de ser porque ahora estuve tiempo de más en Expolit (rompí el record y estuve un día y medio en lugar de lo que realmente aguanto: uno)…”(http://www.lucasleys.com/blog/?p=39). Tú sacaras tus conclusiones.

El día 3 de Diciembre del 2005 salió un artículo en el diario “The economist” (http://www.economist.com/) que decía lo siguiente:”La compañía Walt Disney que ha sido criticada por organizaciones religiosas debido a sus eventos de “gay days” (los días del gay) en Disney World y por brindarle beneficios a las parejas homosexuales y lesbianas, también se ha subido al vagón del negocio religioso con la producción de 150 millones de dólares de su película “Las crónicas de Narnia” de C.S. Lewis. Legiones de evangélicos ingenuos están emocionados por este hecho (como si se hubiera convertido la compañía).
La reconciliación entre los evangélicos norteamericanos y Disney es el último ejemplo de la reconciliación de la América religiosa y la América corporativa. Muchas de las más grandes compañías están pujando dentro del mercado religioso.

El mundo secular no ha tardado en sacar partido de esta bonanza, que comienza a finales de los ’80s con la compra de Vida-Zondervan por el HarperCollins de Rupert Murdoch. Así Vida-Zondervan se convirtió en una parte de la misma casa de publicaciones que los libros Regan, el editor publicista de “Cómo hacer el Amor Como una Estrella Porno,” (escrito por la “estrella” del cine pornográfico Jenna Jameson) y libros Avon, el editor de “La Biblia Satánica”. En 1992 algunos del staff de Vida-Zondervan intentaron comprar nuevamente la compañía para mantener su pureza (pero ya no pudieron). Otras corporaciones seculares siguieron la causa estableciendo secciones religiosas. La Casa Random tiene a WaterBrook y Time Warner tiene Warner Faith (Fe Warner).

Haciendo dinero con la música cristiana

La misma tendencia ha ocurrido en la música cristiana, con muchas de las casas editoras cristianas contemporáneas de música habiendo sido compradas por compañías seculares. Por ejemplo, Warner Music, una división de AOL Time Warner, es dueño de discos Mirra. Time Warner, quien también posee Atlantic, Elektra, London-Sire, Reprise, y discos Warner Bros, y llevan en su lista de nombres artistas seculares del rock tales como Green Day, Madonna, y Red Hot Chili Peppers. El EMI Group posee a Chordant, Forfront, Star song, de Discos Gotee. Zomba Music posee Brentwood-Benson Music, el cual tiene publicado el catálogo de música cristiana más grande del mundo. Así, un porcentaje grande del dinero pagado para la licencia de música cristiana de hoy entra en los cofres de una grande corporación secular. Zomba posee tales actos sensuales como Britney Spears, Pink y Chris Brown. Chevrolet patrocinó una de las giras de Michael W. Smith, y Ford, Coca-Cola, y el Banco de América patrocinaron el “Megafest” de T.D.Jakes.

¿A esto nos referíamos con la conversión de empresarios?
La razón para este nuevo interés de las corporaciones americanas es simple: el negocio es grande. La cantidad de dinero gastado en “productos religiosos” en el 2003 fue estimado en $8.6 billones.La novela “Dejados atrás” (escrita por Tim La Haye) ha acumulado $650 millones. Bantam Dell, un directivo de la casa editora Germany’s Bertelsmann, ha dicho que le han adelantado a Tim La Haye por su proximo libro 45 millones de dólares. El libro de Rick Warren “Una vida con propósito” es el libro de tapa dura de mayor venta en la historia americana, con 25 millones de copias vendidas. La tendencia está siendo repetida ahora en Hollywood, después del éxito de la película de Mel Gibson “La Pasión de Cristo”, quien ganó con esta película 370 millones de dólares.”

Via. Unidos Contra la Apostasía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: