La hermosura de parecer es cosa muy deseada de los hombres y mujeres, por lo que es admirada de los demás. Lo que de natural embellece la persona, sea hombre o mujer, es tantas veces el tema de comentarios, y a veces lo que no es natural también. Pero, esa hermosura exterior algunas veces cubre una notable fealdad de carácter y hasta un espíritu perverso y cruel.

Como dice la escritura: Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría…….( Eze 28:17). Entre los hijos de David había uno llamado Absalón que nos sirve de ejemplo y de advertencia a los que sólo se cuidan de su parecer exterior. Su hermosa apariencia no le impidió premeditar y consumar el crimen de matar a su hermano en venganza de una cosa que le hirió profundamente su orgullo. Como era de esperarse, él huyó, pensando escapar el juicio que merecía su crimen. Pero Absalón se había olvidado de la regla divina que “todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”. No conocía el temor de Dios, y pensaba que con el tiempo su padre se olvidaría de lo sucedido. Las sagradas escriturras ocupara varios capítulos en clara referencias a este hijo del rey David ( 2 Samuel 13 al 18).

Pasados los días un oficial del ejército, muy interesado por Absalón, consiguió permiso del rey de hacerle volver a su casa en Jerusalén, pero sin ver durante dos largos años el rostro de su padre. Esta falta de popularidad le picó mucho el orgullo de este malvado, quien continuó maquinando intrigas. Llamó a su amigo de influencia, Joab, y demandó que fuese reconciliado públicamente a su padre. Y, en cuanto a David, su corazón de padre hizo que lo recibiera sin haber en el hijo arrepentimiento alguno.

¡Cuán ingrato el corazón de aquel hermoso de parecer, pero perverso de corazón!

Empieza una conspiración en contra del rey, y con besos y palabras dulces de Absalón roba el corazón de sus súbditos. Llegado cierto día, salió de Jerusalén bajo el pretexto de ir a la población de Hebrón a pagar un voto de gratitud a Dios por su reconciliación a su padre.

¡Hipócrita! ¡Mentiroso!….. Él había convenido con un gran número de personas para encontrarle allí, y que le hicieran rey.

Aquellos que están a punto de hacer una maldad, con frecuencia no toman el tiempo para considerar lo que están por hacer. No les importa si es o no correcto o lícito. No se apresure a actuar sin pensar. Considere si lo que está por hacer es correcto o no. La conspiración fue grande y le sobrevino a David desprevenido. No podría esperar sostener la plaza de Jerusalén, y de carrera tuvo que escapar al llano con un ejército pequeño, cruzando el río Jordán. Parecía que el malvado designio de Absalón tendría éxito, pero él se olvidaba de Dios y del hecho de que la maldad tiene su paga. Absalón, seguido por una gentuza desordenada, fue en persecución de su padre, hasta los llanos de Mahanaín. Allí David ordenó su ejército en tres divisiones bajo generales expertos, y al salir a la batalla dio orden a todos de tratar bien a su hijo Absalón.

La estrategia política de Absalón era robar los corazones de la gente por medio de su atractivo personal, grandes apariciones, aparente preocupación por la justicia y abrazos amistosos. Muchos del pueblo fueron engañados y cambiaron su lealtad. Sin embargo, más tarde, Absalón demostró ser un gobernante malvado.

Necesitamos evaluar a nuestros líderes para asegurarnos de que su carisma no sea una máscara que cubra sus artimañas, la decepción o el hambre de poder. Asegúrese de que debajo de su estilo y encanto, sean capaces de tomar buenas decisiones y puedan manejar a la gente con sabiduría. El mal tiene su colmo y su castigo. La paciencia de Dios se agota. La soberbia le había llevado a Absalón a su ruina. Por no conocer el temor de Dios él se atrevía dañar al ungido de Dios, el rey su padre.

Pronto fueron vencidos sus secuaces, y huían por un bosque. El mismo Absalón montaba una mula que corría desbocada, hasta que, pasando por debajo de un árbol alcornoque, le dejó al miserable colgado a una rama de su largo y llamativo cabello. Allí le hallaron sus enemigos; haciendo poco caso del mandato del rey, le traspasaron con dardos. Echaron su cuerpo en un hoyo y lo taparon con piedras. Así terminó la vida de uno que dejó que su hermosura natural le engañara, y que no tuvo en cuenta el precepto seguro de la retribución.

No hay nada oculto para Dios. Esto puede aterrarnos o consolarnos. Nuestros sentimientos son un libro abierto para El. Debido a que conoce hasta nuestras motivaciones, no tenemos dónde escondernos, ni manera de escapar de las consecuencias del pecado. Pero ese mismo conocimiento también nos da un gran consuelo. No tenemos que impresionar a Dios ni disimular la verdad. En vez de eso, podemos confiar en que El nos ayudará a fortalecer nuestras debilidades particulares para poder servirle como El lo ha planeado. Si verdaderamente buscamos seguirlo, nuestro esfuerzo será recompensado.

Via. Iglesia.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: