¿Qué sucede con la víspera de año nuevo, el 31 de diciembre, y día de año nuevo? ¿Aprueba Dios estas celebraciones? Ya que Dios estableció que el primer mes del año ocurre en lo que llamamos marzo o abril, es obvio que estas fechas no corresponden a un nuevo año según Dios (Éxodo 12:2; Deuteronomio 16:1). Y Dios no ordenó ninguna celebración en esta fecha tampoco. ¿Cuál es entonces el origen del día de año nuevo? “En tiempos antiguos, los romanos se daban regalos de ramas de árboles sagrados en el año nuevo. Más tarde, ellos tenían nueces cubiertas con oro o monedas con la imagen de Jano, el dios de las puertas, salidas y comienzos. En inglés, el mes de enero deriva su nombre de Jano, quien tenía dos caras, una que mira al frente y la otra que mira atrás. Los romanos también le daban regalos al emperador. Los emperadores con el tiempo empezaron a exigir estos regalos. Pero la iglesia cristiana prohibió esta costumbre y otras prácticas paganas del año nuevo en el 567 d.C.” (The World Book Encyclopedia [Enciclopedia el libro del mundo], artículo “día de año nuevo”). Actualmente, con demasiada frecuencia, el día del año nuevo se toma como una excusa para beber en exceso y para perder los estándares morales. Es una de las épocas más peligrosas para conducir porque hay muchas personas ebrias que están conduciendo, y cada año escuchamos advertencias acerca del peligro de aquellos que disparan al aire—un acto que con frecuencia cobra vidas humanas.

¿Dónde hallamos el registro más antiguo de una celebración del Año Nuevo? Theodor Gaster, en su libro New Year—Its History, Customs and Superstitions contesta: “La descripción más antigua conocida de una fiesta del Año Nuevo proviene de la antigua Mesopotamia”. Las tablillas de arcilla que describen la fiesta del Año Nuevo registran “un programa de ceremonias que se efectuaban en Babilonia desde los días remotos del segundo milenio a.E.C.”. El año babilonio comenzaba alrededor del equinoccio vernal, en el mes de marzo. La celebración duraba 11 días y giraba en torno a la adoración de Marduc, el dios de la ciudad de Babilonia. Los vestigios de la fiesta del Año Nuevo en Babilonia, como celebraciones con disfraces y ritos de fertilidad, todavía se observan durante las celebraciones del Año Nuevo alrededor del mundo. El desfile de disfraces en la ciudad de Filadelfia (E.U.A.) el día de Año Nuevo y la fiesta de fertilidad que se celebra en la ciudad de Akita (Japón) el 17 de enero son tan solo dos ejemplos de tales reliquias.

Dios considera contaminadas las prácticas religiosas que tienen sus orígenes en Babilonia. Él se refiere al imperio mundial de la religión falsa, con sus costumbres arraigadas en la antigua Babilonia, como “Babilonia la Grande”, y advierte: “Sálganse de ella, pueblo mío, si no quieren participar con ella en sus pecados, y si no quieren recibir parte de sus plagas”. (Apocalipsis 18:2, 4.) Por lo tanto, puesto que los rasgos de las celebraciones del Año Nuevo revelan sus orígenes paganos, las personas que quieren obedecer lo que la Biblia dice no celebran dichas festividades.

Obviamente, muchas de las costumbres y celebraciones del “año nuevo” no son del agrado de Dios.

Via. Iddam

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: