Mateo 5:10-12. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas  que fueron antes de vosotros. Jesús transforma a los suyos en mejores seres humanos, más tiernos, humildes, mansos y apacibles. ¿Por qué razón entonces estos bellos rasgos de carácter provocan ataques, burlas, agresiones, menosprecio y persecución?

Agresión a los rasgos de los Verdaderos Discípulos.

El que es pobre de espíritu reconoce que sin Dios no puede hacer nada, que depende totalmente de Dios. Esta sola premisa se contrapone absolutamente con el espíritu de autosuficiencia que tiene la gente que no conoce a Dios.  De ahí la agresión.  El incrédulo se burla del creyente diciendo cosas como “tú para todo mencionas a Dios, tú para todo usas la Biblia, ¿qué no puedes hacer nada por ti mismo?”. Algunas veces con sus palabras, pero siempre con su testimonio, un verdadero discípulo confronta a los incrédulos con su pecado; situación por demás incómoda para estos últimos y que llega a derivar en agresiones. Una persona humilde de espíritu por la obra de Cristo en su vida contrasta seriamente con una persona agresiva que no conoce a Dios.  Cuando somos humildes, mansos y tememos y amamos a Dios nuestras acciones provocan las reacciones de los que no aman a Dios, las cuales pueden ser el vituperio y la agresión.  Cuando nos arrepentimos de nuestros pecados, entramos en inevitable oposición con los que, desde la incredulidad, se complacen en sus pecados.  Pueden decirnos cosas como “no exageres santurrón, la vida es una y hay que vivirla”.

Los que tienen hambre y sed de justicia, los discípulos de Jesús, contrastan evidentemente con aquellos que andan en la vanagloria de la vida, en los deseos de los ojos. Los misericordiosos contrastan con la insensibilidad de aquellos que son egoístas, que dicen: “ lo mío es mío y lo tuyo es mío”  pero nunca dicen “lo mío es del Señor y puedo ser generoso”. Los limpios de corazón contrastan con los hipócritas; una persona limpia de corazón, pone en evidencia la falsedad y la hipocresía de los demás, provoca agresiones de todo tipo, entre ellas las verbales: “ay sí, monja guerrillera, monje loco, santurrón” Los pacificadores, los que ahora tienen paz con Dios y que por medio del mensaje de la Palabra reconcilian a los hombres y los llevan a la paz con Dios, contrastan con los que son rencorosos, amargados y vengativos. Y provocan una reacción agresiva.

El contraste entre la luz de Cristo reflejada por un discípulo y las tinieblas reflejadas por un incrédulo produce agresión y hasta persecución.

Pero Jesús nos advirtió al respecto y veamos estos versículos:

Juan 3:19-21  Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.  Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.  Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

Juan 7:7  No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas.

Juan 15:18-19 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.   Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.

Ahora retomemos una porción de Mateo 5:10 para estudiarla:

Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Persecución” se tradujo de la palabra griega dióko que significa perseguir, agredir verbal y físicamente. En el versículo se añade “por causa de la justicia”, que significa por causa de las verdades del evangelio,  por causa de caminar como Dios quiere.

Veamos un ejemplo:

Sabemos que hay falsos cristianos, falsos maestros de la Biblia que engañan a la gente y que cuando usted o un predicador les confrontan con la verdad y exponen su corrupción dicen: “estoy siendo perseguido por causa de Cristo” ¡CUIDADO!, no caigamos en el engaño, hay que saber distinguir cuando alguien está siendo reprendido por conductas que violan los principios de Dios y cuando realmente es perseguido por vivir como Dios quiere o por predicar lo que Dios quiere que se predique.

Agreden a Jesús… agreden a sus discípulos.

Jesús fue agredido verbal y físicamente por decir la verdad.  Hoy, más de de dos mil años después, el Señor sigue siendo calumniado mediante agresiones verbales: unos dicen que tuvo una hija con María Magdalena, otros más que era homosexual y amante de Juan el apóstol porque éste se acostaba en su pecho.
 

Si eso dijeron de Jesucristo, ¡¿qué no van a decir de sus discípulos?!

A Pablo también lo difamaron, a Juan el Bautista le cortaron la cabeza por decir la verdad.  Es un destino común para los que siguen al Señor.

1 Pedro 9:14-17  Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado.    Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno;  pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello.   Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?

Analicemos otra porción de Mateo 5:

Mateo 5:11    Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.

¿Cuál es la causa de Jesús? La causa de Jesús es el Evangelio, su mensaje, el hecho de que de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga  vida eterna.

Esta bienaventuranza nos viene cuando defendemos celosamente el mensaje del Evangelio, cuando defendemos lo glorioso que fue su sacrificio y proclamamos que su sangre derramada nos limpió de todos nuestros pecados.  Así, cuando alguien habla herejías y aberraciones respecto al sacrificio de Cristo, respecto a su muerte expiatoria, a su resurrección, al mensaje de santidad, de rectitud y de arrepentimiento, entonces, el verdadero discípulo defiende con celo el Evangelio.

Judas 1:3-4  Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.    Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.

Bienaventurados sois cuando por mi causa os… Vituperen viene del griego oneidizo  que significa injuriar, reprochar.

Y os… Persigan, que es traducción de la palabra dióko que ya explicamos anteriormente.

El texto continúa diciendo “y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo”.

Toda clase de mal viene de la palabra griega onerós que significa toda clase de cosas perversas, inmorales contra vosotros, y Mintiendo de la palabra griega pseudos que significa falso, o sea que dirán falsedades de vosotros. Cuando un discípulo defiende el evangelio se echa encima a esos falsos en contra, quienes aún llegarán a agredirle física y verbalmente.

Señor, fortalécenos la fe, afirma la convicción de los que titubean. Que no tengamos miedo de confrontar a nadie con la palabra de Dios.  Señor, danos convicciones sólidas, fuertes. Si nosotros fuésemos vituperados, injuriados o agredidos por causa del evangelio… ¡nos gozaremos Señor!

Via.Casa de Oración

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: