Durante los últimos veinte años aproximadamente estuve involucrado en el movimiento pentecostal/carismático. Y me entristeció mucho, ver durante este tiempo como este movimiento degeneró en un cristianismo cada vez más superficial, de solo “sentimientos, emociones y experiencias”. Las prédicas se cargaron cada vez más con “lenguaje positivo” y apariencias exteriores. La música se convirtió más y más en un “show” y diversión. La gente empezó a interesarse más y más en recibir una “bendición”, o un toque emocional de Dios, en vez de buscar a Dios por causa de El mismo. Los predicadores y líderes de alabanza empezaron a pensar que ellos tenían que “divertir” a la gente para que sigan asistiendo, y la gente empezó a esperar nada más que diversión. Todo esto significa un gran cambio, desde un cristianismo basado en el Espíritu Santo hacia un cristianismo basado en las emociones. El gran peligro de esto es el papel importante que juegan las emociones en la vida diaria del creyente. El creyente empieza a depender del culto semanal para recibir este “empujón” emocional. Un tal cristianismo es propenso al engaño. Las emociones pueden fácilmente ser manipuladas. Es por eso que la Biblia nos exhorta a “no tener una mentalidad carnal”, y a “morir para nosotros mismos”. Las emociones es la parte de nosotros que tiene más necesidad de ser “crucificada”.

¡Con esto no quiero decir que perdamos nuestro gozo o nuestras emociones! Pero debemos ser capaces de reconocer y evitar la manipulación de las emociones, y las falsas experiencias “espirituales”. Debemos adorar a Dios “en Espíritu y verdad”, en vez de un exceso emocional. Donde opera el “poder emocional”, siempre se involucrará el diablo. Algunas de las más conocidas sectas, religiones paganas, y terapias de la Nueva Era, giran alrededor de experiencias emocionales que abren a la gente para fuerzas demoniacas. El poder emocional es también el corazón de la brujería. El “hombre fuerte” del compromiso con el mundo, que domina a muchos líderes hoy, trae con todo esto una influencia sensual y controladora a la iglesia, y parece que esto sucede más que todo en los tiempos de alabanza. (“Sensual” significa literalmente: lo que atrae los sentidos.) Junto con todo esto, llegó un montón de nuevos métodos y técnicas para mantener a la gente “feliz” e “involucrada con la iglesia”. Cada año llegó alguna nueva técnica “mejorada” de crecimiento de iglesias, o algún nuevo programa juvenil. La iglesia se llenó con actividades inventadas por el hombre, todas organizadas y financiadas según las “ideas brillantes” humanas, y reclamando la bendición de Dios. Seamos honestos. Muy poco de esto fue realmente la idea de Dios. La mayoría de estos programas son centrados en el hombre, y diseñados para agradar y divertir al hombre.

Podemos comparar la iglesia de hoy con una mujer inválida, sufriendo de cáncer, que aprendió a vestirse y pintarse de una manera que esconde su condición terrible, y se ha convencida a sí misma que si ella sigue manteniendo la “bendición”, la apariencia exterior, entonces todo estará bien. Pero cuando llegue el gran “sacudón” y la Reforma, su verdadero estado será expuesto.

La iglesia al estilo de Laodicea ciertamente no tendrá parte en el movimiento venidero de Dios. En lugar de ella, Dios sacará a un “remanente” purificado afuera del sistema eclesiástico, “probados como por fuego”, para que traigan la gran cosecha de los últimos tiempos. Pero antes que empiece este gran avivamiento, creo que Dios dará todavía a la iglesia de Laodicea una última oportunidad de arrepentirse. Dios levantará ministerios y “voces” que llamarán a la iglesia tibia a arrodillarse, y después a salir a las calles. Creo que muchos todavía harán caso a este llamado y se arrepentirán antes que sea demasiado tarde. De esta manera, la “cosecha” comenzará primero dentro de la iglesia. Los verdaderos avivamientos siempre apuntaron primero a “avivar” al pueblo de Dios descarriado; y después a enviarlos con gran poder para demostrar Su gracia y gloria a un mundo moribundo. Entonces, el arrepentimiento tiene que comenzar con los cristianos primero.

Pero también habrá muchos que no harán caso, y caerán bajo el juicio que “comenzará con la casa de Dios”. Yo creo que este tiempo está muy cerca. Una gran “división”, o “polarización”, ocurrirá en la iglesia. Nadie podrá quedarse en el medio. Cada uno tendrá que decidir si se va a aferrar a “Laodicea”, o si echará su suerte con los nuevos predicadores “violentos” y controversiales. Siempre en tiempos de avivamiento, el pueblo de Dios se enfrentaba con esta decisión. Pero puesto que estamos en los últimos tiempos, yo creo que estos dos grupos serán esta vez aun más separados que normalmente, como “la cizaña y el trigo” (Mat.13). Un grupo avanzará hacia gran bendición, y el otro grupo hacia gran juicio. El gran “SACUDÓN” de la iglesia comenzará.

Via. Doctrinas Verdaderas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: