“Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio”(Ezequiel 44 : 23)

¿Es válido entre cristianos, hacer payasadas y relajo, usando el nombre de Cristo?

Esa línea de predicación chistosa y divertida o graciosa, también es llevada por muchos otros pastores y evangelistas de hoy, como el cantante Marcos Witt, centro de la atracción en escenarios, con sus gestos y movimientos al cantar.  Como el evangelista Ricardo Hernández,  a quien he visto por televisión haciendo un show ante jóvenes, a quienes hace reír no solo con sus gestos escénicos, sino hablándoles de temas como la “manola”, como le llama a la masturbación.   Creyendo él que la emoción, la risa y la atracción que produce en esos jóvenes sea una verdadera conversión a Cristo. Parece que el fin justifica los medios, para estos ministros cristianos. Hagamos chistes desde el púlpito, porque así retemos en la congregación a quienes estaban acostumbrados a divertirse con chistes en el mundo. He visto en algunos púlpitos no solo el hacer movimientos burlones de imitación a cojos y a defectuosos físicos, sino aún corriendo por el altar imitando a un caballo, mientras la iglesia reía a carcajadas, como en el caso del ahora recién auto-nombrado “apóstol” Guillermo Maldonado, hasta hace poco pastor. También hemos visto muchas veces en televisión (en los canales que les gusta este tipo de exhibición, diversión o entretenimiento) la exhibición de chistes y burlas del multimillonario pastor afroamericano, Creso Dólar, con frecuencia dedicada a consejos cristianos de cómo agradar y someter al esposo o esposa. Hemos visto también usar el Evangelio para presentar en púlpitos-escenarios a títeres, a obras de teatro, a bailarines de ballet disfrazados, a cantantes de rock metal haciendo maromas chistosas, etc. Viendo estas actuaciones graciosas y cómicas, que llegan a ser grotescas y patéticas muchas veces, surgen estas preguntas:

¿Es el humor risible lo mismo que el gozo de Cristo?

¿Es agradable a Dios usar la chanza y el chiste para predicar su Evangelio?   

¿Es el Evangelio adaptable a la frivolidad y el entretenimiento, por no decir, a la diversión?

El tercer Mandamiento de la Ley de Dios dice:

“No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano;  porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano” (Exodo 20 : 7)

Tomar en vano, no solo es tomar inútilmente, sino también frívolamente, en juego, en chiste,  en poco, profanamente. Lo santo no es para tomarse como lo profano. Debe haber una diferencia, marcada por el respeto, la reverencia y el temor de Dios.

“Sus sacerdotes violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio;  y de mis días de reposo apartaron sus ojos, y yo he sido profanado en medio de ellos” (Ezequiel 22 : 26).

Vía. Apologista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: