1. Si usted es un cristiano(a), asegúrese de casarse solamente con otro(a) cristiano(a). Nunca vaya por alguna persona que no sea menos que un hijo de Dios.  Casarse con una persona que no sea Cristiana, es decir, un hijo del diablo, es tener a Satanás como su suegro espiritual. ¡Esto representa un gran problema!

2. Al intentar localizar a un(a) cristiano(a) potencial para ser el(la) colega de su vida, evalúelo(a) por su corazón, no por su apariencia física, cuán encantador(a) sea él(ella), cuánto dinero tenga, etc. Ya que Dios hace todo bién y él mira el corazón del hombre, entonces nosotros también deberíamos, si somos sabios. También, recuerde que algunos hombres muy hermosos y mujeres muy hermosas han tenido corazones malos, según se muestra incluso en la Biblia con Absalom y Bathsheba.

 3. Por favor recuerde que así de doloroso como es la soledad, tal condición es mucho mejor que casarse con la persona incorrecta. No incurra en ninguna equivocación sobre esto, si usted se casa con la persona equivocada, esa persona puede arruinar fácilmente su vida aquí y hacerlo aterrizar en el infierno junto con ellos más allá de la tumba. Sin ninguna duda, la persona con que usted se case lo influenciará espiritualmente de una buena o mala manera. Por lo tanto, un(a) esposo(a) que no es salvo(a), por lo menos, probablemente lo lastimará espiritualmente, si no destruye su salvación. Existen personas que han cometido esta trágica equivocación y han sufrido increíblemente en muchas maneras, especialmente espiritual. Ciertamente, ninguno de ellos pensó que eso resultaría ser así de malo como resultó. Por lo tanto, no siga su triste ejemplo. Lo mismo podría sucederle a usted (y probablemente le sucederá).

 4. El diablo ha tentado y todavía continúa tentando a los cristianos solteros con un(a) esposo(a) potencial que no es el (la) correcto(a) para él o ella, o uno(a) que no es un(a) cristiano(a) verdadero(a) a final de cuentas. Esto solamente tiene sentido espiritual el que él haga esto, ya que su principal meta es destruir almas. Él también puede manipular circunstancias y personas ocasionalmente, según el Libro de Job. Esté seguro de que el diablo hará que algunos de sus hijos asistan a los mismos supuestos eventos para cristianos solteros a los que usted asiste— ¡así que esté en guardia!

 5. Manténgase sirviendo al Señor Jesús fielmente mientras usted espera que la persona adecuada venga a su vida. Mantenga su foco principal a la vista, a saber, ser fiel al Señor Jesús. En el cielo no habrá matrimonios. También, Isaac era de cuarenta años antes de casarse (Gen. 25:20) y algunos grandes hombres y mujeres de Dios nunca se casaron. El Señor mismo nunca se casó.

6. Asegúrese de casarse con un(a) cristiano(a) que sea Escrituralmente elegible para el matrimonio. Es decir, muchos de los supuestos cristianos solteros ¡no son realmente solteros delante de los ojos de Dios! Realmente ellos todavía están casados(as) con su esposo(a) ‘divorciado(a)’ aunque las iglesias apóstatas de nuestro tiempo no reconozcan este hecho e incorrectamente los consideren solteros. Esto significa que si usted se casa con persona que se ha divorciado bajo argumentos no Escriturales, usted entrará en una relación adúltera delante de los ojos de Dios, aunque nuestra sociedad pueda mirar eso como un matrimonio verdadero. Usted estará siempre a salvo de esto, casándose con una persona cristiana que nunca antes se ha casado o con una persona cuyo(a) esposo(a) ha muerto.

  7. Mucha gente de la iglesia toma el matrimonio demasiado a la ligera. Recuerde la ley del matrimonio según lo enseñado por el apóstol Pablo. En Rom. 7:2,3 leemos:  Por ejemplo, la casada está ligada por ley a su esposo solo mientras éste vive; pero si su esposo muere, ella queda libre de la ley que la unía a su esposo.  Por eso, si se casa con otro hombre mientras su esposo vive, se le considera adúltera.  Pero si muere su esposo, ella queda libre de esa ley, y no es adúltera aunque se case con otro hombre. Esto significa que usted debe estar con esa persona hasta la muerte. Por lo tanto, ¿es así cómo usted mira a su potencial esposo(a)? Si no, entonces no se case con él (ella). Hágale a esa persona y a usted mismo un favor y termine su relación antes de entrar en matrimonio.

 8. Si usted encuentra a una persona cristiana que es elegible para el matrimonio y usted tiene paz sobre eso, asegúrense de no tener ningún contacto sexual antes de casarse. Unirse sexualmente antes del matrimonio, aunque ustedes se amen el uno al otro, es colocar a su amado(a) y colocarse usted mismo en el camino al infierno otra vez. (Sepa, por favor, que no hay seguridad eterna. No sea engañado por los falsos maestros de nuestros días.)  Tenga dominio propio y condúzcase en una manera santa. Recuerde: La mejor cosa que usted siempre puede hacer por el (la) potencial compañero(a) de su vida es ayudarlo(a) espiritualmente. Por lo tanto, su conducta y doctrina son ambas muy importantes. 

 9. No se case con una persona que meramente profesa ser cristiana pero que no lo es Bíblicamente. Mucha gente dice “señor, señor” pero realmente son hacedores de maldad, según Mateo 7:21-23. Tales personas no han crucificado su naturaleza pecaminosa y, por lo tanto, están excluidas de la salvación de Dios, según Gal. 5:24. Tales personas pueden ser populares, ricas, inteligentes, hermosas, etc. También, si ellos fueron salvos en alguna ocasión, eso no siempre significa que todavía sean salvos en este tiempo presente. La pregunta es: ¿Está él/ella obedeciendo ahora al Señor Jesús?  Para ser un cristiano ahora, uno debe de tener en Jesús una fe que confía en él, se somete a él y que permanece en él. Se debe de confiar en Jesús al 100% para salvación y no en Jesús Y en algo o alguien más, como Maria, el tener membresía en la iglesia, el guardar el sábado sabático, el bautismo en agua, etc. Esto significa, no casarse con una persona que esté creyendo incorrectamente en estas áreas o con una que cree en seguridad eterna, aún y cuando ellos puedan aparentar ser extremadamente sinceros. Las personas que no son salvas pueden ser muy sinceras y devotas. (La seguridad eterna es un evangelio falso, 1 Cor. 15:2; Col. 1:22,23, Gal. 1:8, Judas 3.4, etc.) Las personas que creen en falsas doctrinas peligrosas sobre la salvación solamente demostrarán ser una trampa para su alma, a menos que verdaderamente consigan arreglar sus doctrinas. Si ellos no van en busca de la verdad espiritual a través de la Biblia sola, no se case con ellos.

 10. Nunca olvide: Su posesión más valiosa es su alma eterna. Nunca la comprometa por cualquier cosa o cualquier persona. Mantenga su foco principal siempre a la vista, es decir, conseguir entrar en el reino paradisíaco de Dios. Algo infinitamente peor que nunca casarse es terminar en el infierno.

Via. Difusión de las Buenas Noticias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: