Si hemos de hablar de ese movimiento, hemos de hablar inequívocamente de un hombre, este es William Marion Branham.

Hay pocos hombres que hayan afectado a la iglesia en los tiempos modernos de tal manera como lo hizo Branham. Gente como Oral Roberts, Kenneth Copeland, Benny Hinn y tantos otros, buscaron y buscan en su “ministerio”, inspiración.

Branham fue bien recibido por muchas iglesias pentecostales y organizaciones paralelas, como la Fraternidad de Hombres de Negocios del Evangelio Completo que estaba empezando en la década de los 50. En 1961 el editor de su revista VOICE, llegó a decir: “En tiempos de la Biblia, había hombres de Dios, que eran profetas y videntes. Pero en todos los registros sagrados, ninguno de estos tuvo un ministerio mayor que el de William Branham.”

No hay espacio aquí para entrar en relatar toda su biografía, pero lo que podemos enfatizar son varias cosas de ese hombre, falso profeta, que iba dirigido por un demonio.

Branham era hijo de padres no creyentes, católico romanos no practicantes. Nació el 16 de abril 1909 en una granja cerca Birksville en las montañas de Kentucky. Su madre era de quince años de edad y su padre tenía dieciocho años, siendo él el primero de nueve hijos. Sus padres eran muy pobres, y su primera casa era un piso de tierra en una cabaña de troncos.

Sus “padres no iban a la iglesia, y se casaron fuera de la iglesia y no tenían religión alguna”  (2). El mismo Branham abiertamente reconoció que su “padre estaba muy lejos de ser una persona religiosa. Él era un muchacho típico de montaña que bebía constantemente, todo el tiempo” (3). Así pues, sus padres no seguían al Señor.

Branham  dijo haber tenido numerosísimas experiencias paranormales desde su niñez que le convertirían en un ser singular. Sólo por citar algunas, cuando era muy joven de aproximadamente 3 años de edad, dijo oír a un pájaro hablar en un árbol, dijo: “Y me volví a escuchar, y el pájaro se alejó volando, y una voz dijo:”Tú vas a pasar una gran parte de tu vida cerca de una ciudad llamada New Albany” (4).

Branham decía recordar cosas con sólo meses de edad. Dijo: “Lo primero que puedo recordar en mi vida es una visión. Yo tenía dieciocho meses de edad …” (5).

Es imposible que alguien pueda recordar algo con un año y medio de edad, cuando la mayoría de los niños ni siquiera pueden recordar nada con 3 a 5 años de edad.

En una ocasión, durante sus años como adolescente, se acordó de haber sido abordado por un astrólogo que le dijo que él “nació bajo un signo especial” y le predijo que iba a tener una gran vocación religiosa. (6)

Dijo que escuchó una voz audible que le dijo: “Nunca bebas, ni fumes ni afectes a tu cuerpo en ninguna manera. Hay un trabajo que deberás hacer cuando seas mayor” (7)

Esa voz que escuchó desde su niñez, estuvo con él toda su vida, y esa voz controlaba su ministerio, sobre todo en el área de las “sanidades”. Luego, con los años reconoció que esa voz era la de un ángel ¡que vivía dentro de él! Ningún ángel de Dios puede estar dentro de un ser humano, sólo los demonios lo hacen.

Según Branham, no era el Espíritu Santo quien sanaba cuando él imponía sus manos, sino que era su ángel.

Para confirmar esto Koch Kurt, en su libro “Occult Bondage and Deliverance”, escribe: “Durante la realización de servicios de sanidades, Branham a menudo caía en un trance durante el cual el ángel haría el trabajo a través de él. Preguntado una vez si las curaciones eran hechas por el Espíritu Santo, Branham respondió: “No, mi ángel lo hace” (8).

¿Un ángel, y no el Espíritu Santo?…

Voces que escuchaba, que no identificaban a Jesucristo en ninguna manera. Visitaciones de supuestos ángeles de Dios. Cruces de fuego que decía ver aparecer de repente (interesante que las cruces de luz se han visto por todas partes en otras religiones y con los seguidores de la Nueva Era). Contradicciones en cuanto a experiencias místicas, etc. etc. Sólo hay leer su biografía para darse cuenta de todo ello.

Con todo, el común denominador de los pequeños avatares pseudo evangélicos, como Braham, son todos diferentes y superiores a la media de los cristianos de a pie. Sobresalen de entre los demás, y la tendencia es a fijarse en ellos como personas que están más cerca de Dios, como los santos místicos del catolicismo romano. Mentira todo ello.

Branham murió como resultado de un accidente automovilístico en 1965. Un borracho chocó contra su automóvil.

Me he tomado la molestia de narrar todo esto acerca de este hombre, Branham, porque como dije, es clave para entender mejor de dónde surgió y cómo toda esta doctrina de demonios que ya vemos aplicada a lo comúnmente llamado “evangélico”, pero que nada tiene que ver con ello.

2. El “Movimiento de la Lluvia Tardía” (The Latter Rain Movement)

Branham, por activa o por pasiva, fue el gran influyente del levantamiento de ese movimiento herético.

No hay nada nuevo bajo el sol, dijo Salomón, y esto va también por el movimiento de los nuevos “profetas y apóstoles” que se remonta a finales de los 40´ con el  llamado “Nuevo Orden de la Lluvia Tardía”.

El Movimiento de la Lluvia Tardía trajo a luz numerosas enseñanzas, tales como la herejía de “Los Hijos de Dios manifestados” (Manifested Sons of God). Este movimiento, que causó estragos y fue denunciado por las Asambleas de Dios en 1949, a pesar de que fue removido y se desvaneció, ha resurgido con un lavado de cara, pero son las mismas enseñanzas destructoras.

La historia de se movimiento
David W. Myland en 1907 parece haber acuñado el término “Movimiento de la Lluvia Tardía” en primer lugar, en un libro de canciones titulado “Canciones de la Lluvia Tardía”. En 1910 Myland escribió su libro “El Pacto de la Lluvia Tardía” en el que trató de asociar las precipitaciones en Israel, con las manifestaciones del Espíritu Santo que ocurrieron en la calle Azusa.

El llamado “avivamiento de la lluvia tardía” comenzó concretamente en Canadá (curiosamente nos acordamos aquí del falso “Toronto Blessing”) en el Orfanato y Escuela Sharon. Una mujer joven en la escuela bíblica profetizó que un gran avivamiento estaba a punto de ocurrir.

Todo fue precedido por la lectura de un libro que obtuvo una gran influencia en todos aquellos creyentes de corte postmilenial, y que por tanto esperaban establecer el reino en la tierra, y que a tal evento debía anteponerse el gran avivamiento sobre la tierra (por lo que vemos, esto no es nuevo). Ese libro, escrito por Franklin Hall, se llamó “Atomic Power with God Through Fasting, and Prayer”. En ese libro, como su mismo título indica, la respuesta a sus expectativas estaba en el ayuno.

Franklin Hall creía que la iglesia se veía obstaculizada en su poder y en sus oraciones, pero con el ayuno todo iba a cambiar. Afirmó que hasta las oraciones de los paganos iban a ser contestadas si ayunaban. Su solución era que por el ayuno por largos periodos, los cristianos iban a poder recibir una unción poderosa que causaría que nunca enfermaran, y que llevaría a algunos “vencedores” a una santidad por etapas por la transformación espiritual, que les llevaría a alcanzar la perfección sin pecado e inmortalidad. Todo aquí y ahora.

También decía que una sustancia inmortal de Cristo vendría sobre sus cuerpos, una sustancia de oro visible a todos, que les iba a glorificar, y la gente iba a ver y sentir el fuego del Espíritu Santo. Curiosamente, al poco comenzó el asunto del polvo de oro, y el oro en los dientes en conferencias de ese tipo.

Básicamente la enseñanza se centraba en la transformación y glorificación en esta tierra de los líderes que iban a provocar el más grande de los avivamientos mundiales.

Las doctrinas de la lluvia tardía tiene sus raíces que se basan en la antigua herejía del gnosticismo, que enseña que un grupo de élite espiritual posee el “conocimiento oculto” del reino espiritual. Hoy en día ponen por delante de la Escritura, las revelaciones personales, experiencias, nuevas interpretaciones de las Escrituras por encima de la simple lectura de la Palabra de Dios, todo ello como algo “nuevo de Dios”, que la iglesia jamás ha conocido y practicado hasta ahora.

La “lluvia tardía” ha cambiado la forma de interpretar la Biblia. El principio hermenéutico ha cesado, y ahora la alegoría y la interpretación “al uso” prevalecen.

Franklin Hall, tuvo una tremenda influencia en el movimiento de la Lluvia Tardía. El libro de Hall sobre el ayuno y la oración fue una grande influencia en los ministerios de Oral Roberts, A. A. Allen, O. L. Jaggers,  Gayle Jackson, David Nunn, Tommy Hicks, y W. V. Grant, por citar algunos nombres.

Dos de los más influyentes evangelistas de sanidad de la segunda mitad del siglo XX fueron William M. Branham y Oral Roberts.

Respecto al primero, durante el otoño de 1947, Gordon Lindsay ayudó a  Branham para llevar a cabo una serie de reuniones en Vancouver, BC.  En esas reuniones en Vancouver asistieron unos cuantos pastores y maestros de North Battleford, Saskatchewan. Algunos de los profesores de escuela bíblica que fueron a la reunión de Branham, recibieron imposición de manos de parte de él, y volvieron a Battleford con la impartición con la cual se inició el llamado “Movimiento de lluvia tardía”. Si nos damos cuenta, ocurrió exactamente como años más tarde fue con el “Toronto Blessing”, o con la impartición del llamado “espíritu de la visión” del G12 de Castellanos, o de Luna. Es siempre lo mismo: ir a un lugar específico a recibir la “unción”, cuando eso está prohibido por la enseñanza de Cristo.

A partir de ahí estalló entre los pentecostales en América del Norte y luego a lo largo de todo el mundo. Muchos otros nuevos ministerios de sanidades se levantaron con la prominencia de este, llevándolo a varias partes del mundo. William M. Branham siguió siendo uno de los más conocidos a principios de los años 60.

La “unción” de un hombre, Branham, la cual recibía del “ángel que vivía en él”, causó todo un movimiento de falso poder de Dios, y un movimiento herético que está azotando sin piedad todas las costas e interior del cristianismo verdadero.

Branham, no atribuyó las obras sobrenaturales, milagros y palabras de sabiduría que se manifiestan a través de su ministerio al Espíritu Santo. El las atribuyó a su ángel.

Ese ángel no lo era de Dios, porque jamás le robaría un ángel de Dios la gloria a Dios. Ese ángel sí lo era, pero demonio.

Branham negó la Trinidad. Enseñó que Eva tuvo sexo con Satanás y como resultado, nació Caín. Creía en las pirámides de Egipto diciendo que eran similares a la Escritura. Creía en los ovnis. Muchísimas de sus profecías resultaron ser falsas. Muchos de sus seguidores esperaron verle resucitar al cabo de tres días cuando murió en aquel accidente (9), etc. etc. etc. y sin embargo, fue uno de los principales influyentes en lo que conocemos hoy como dominionismo/restauracionismo/reforma y avivamiento mundiales/nuevo apostolado y profetas/G12, y subsidiarios.

Via Centro Rey

About these ads

Comentarios en: "El Movimiento de la Lluvia Tardía" (1)

  1. Hola que tal!

    Lo que voy a decir a continuación es acerca de los mal llamados “seguidores de branham” (son cristianos) y del Sr. Branham mismo.

    Todo mal explicado. Un licuado de verdades a medias mal entendido por alguien que ni siquiera se tomó el modesto y respetuoso trabajo de estudiar a un hombre de la talla de William Branham. Dios nos libre de hablar mal de un ungido de Dios. Por más erróneo o por más incorrecto parezca no nos olvidemos del ejemplo del rey David (1 Samuel 24:4, 5, 6, 7)…

    Algunos detalles que el hno/a bloggero olvidó mencionar.

    1- Branham negó la trinidad por no encontrarse en la biblia. Nego el bautismo del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo por no haberse registrado ninguno en la biblia. Esta es la verdad. Lean sus sermones. Llegarán a ésta conclusión.

    2- Enseñó que Eva tuvo sexo con la serpiente. (NO EL ANIMAL QUE NOSOTROS CONOCEMOS HOY porque éste andaba erguido. Génesis 3:14) y que dió a luz a Caín. El padre espiritual de Caín era Satanás, el padre terrenal era la serpiente erguida.

    Asi como yo tengo mi padre terrenal fulano de tal y a Cristo mi padre espiritual, así Caín tuvo su padre espiritual y terrenal.

    Eso enseñó él.

    Los seguidores de Branham son fanáticos. Ésta es la verdad.
    ¡OJO! NO METAS A TODOS DENTRO DE LA MISMA BOLSA. No todos creyeron/creen que Branham va a resucitar.

    3- Los seguidores de La Palabra Hablada y Revelada para éste Tiempo mediante el profeta William Branham, son cristianos. Ésto sí, es verdad.

    ¿Y ESTO?

    (…) “Según Branham, no era el Espíritu Santo quien sanaba cuando él imponía sus manos, sino que era su ángel.

    Para confirmar esto Koch Kurt, en su libro “Occult Bondage and Deliverance”, escribe: “Durante la realización de servicios de sanidades, Branham a menudo caía en un trance durante el cual el ángel haría el trabajo a través de él. Preguntado una vez si las curaciones eran hechas por el Espíritu Santo, Branham respondió: “No, mi ángel lo hace” (8).” (..)

    ESTO ES INACEPTABLE! Traiganme fuentes de gente que se codeó con él. Es como intentar citar lo que dijo un tenista en su adultez de un legendario futbolista que le sacaba como 40 años en edad y que falleció cuando él (tenista) mismo tenía 15 años.

    El Sr. Koch Kurt es un cardenal, es un católico que tenía 15 años de edad cuando falleció el Sr. Branham.
    ¿Se puede esperar que un católico justifique a un protestante?
    ¿Habrá podido conversar con Branham como para poder aseverar tal afirmación?
    ¿Es el Sr. Koch Kurt una fuente válida para éste caso en particular?

    Ahora, curioso y sin ir más lejos, pregunto, ¿qué veían éstos profetas?
    Moisés (Éxodo 3:02)
    Elías (2 de Reyes 1:03)
    Daniel (Daniel 6:22)
    Zacarías (1:09)

    ¿Qué dijo Jehová? Léanlo en Éxodo 23:20, 21, 22, 23.

    Lean ésto luego (“Porque no hará Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.” Amós 3:07)

    ¿Y ESTO?

    por: via centro rey

    (…) “Ese ángel no lo era de Dios, porque jamás le robaría un ángel de Dios la gloria a Dios. Ese ángel sí lo era, pero demonio” (…)

    Me hace pensar que el ángel que descendía y sanaba en el estanque de Siloé le robaba la gloria al Señor. O, lo peor, que era un demonio.
    Pero, ¿Qué dice la Biblia? (Lean San Juan 5:4)
    Más claro imposible.

    Por favor, hermanos, detengansen a estudiar e indagar pero con actitud de alguien que quiere hallar la verdad lo más objetivamente posible. No buscar despotricar contra un hombre sólo por no encajar con sus preceptos y doctrinas.

    Al lector o investigador confundido que no sabe bien que pensar acerca de éste hombre, por favor escuche de ambas campanas y lo más recomendable, ore, para que sea El Señor quien le revele su verdad y si realmente fue William Branham el profeta de ésta Edad. Ore sincero. Dios responde. Lo he comprobado.

    Un Cordial Saludo! Dios los bendiga.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: