Cristianos cuidado con dejarse arrastrar por el ecumenismo, aunque sea “evangélico”

En cada edad siempre han existido personas que profesan el nombre de Cristo aunque quieren seguir las doctrinas y prácticas en conformidad con sus propios deseos sin tener en cuenta para nada la Palabra de Dios. Otros no exhiben el testimonio de un creyente fiel separado de la mundanalidad. Estas personas están preocupadas por predicar un evangelio social de respeto, en lugar de declarar lo que dice la Biblia.

A mediados del siglo XX los liberales y modernistas, al ver la falta de interés y la poca asistencia de feligreses a sus cultos, comenzaron a unirse con evangélicos más tolerantes. Fue así como introdujeron en sus iglesias actividades diferentes con el pretexto de mostrar preocupación por el evangelismo del mundo y para unirse y participar con ellos. Muchos de sus supuestos convertidos continuaron con la misma vida, doctrina y prácticas que seguían antes de su conversión. Se cambiaron ciertos métodos, mientras se elaboraron sistemas y estudios complicados pertinentes, accesibles y ajustables, al joven, al comerciante, al atleta, al político, a la estrella de cine y demás. Todo este programa es sumamente peligroso porque en el nombre del Espíritu Santo le presta más atención a la carnalidad, mientras se gloría por la cantidad de miembros, por las actividades, que más bien deberían llamarse diversiones, en vez de ser fieles a Cristo Jesús y a la Palabra de Dios. Le dan más importancia a la cantidad que a la calidad de vida fiel, sincera y obediente a Dios.
Entre los protestantes el movimiento ecuménico se inició a fines del siglo pasado y el término ha sido utilizado por organizaciones internacionales de las diferentes denominaciones, agencias interdenominacionales y paraeclesiásticas. El Concilio Nacional de Iglesias de Cristo en Estados Unidos y el Concilio Mundial de Iglesias, con sede en Ginebra, Suiza, son tal vez las más conocidas. El ecumenismo, como tendencia dentro del cristianismo, tiene como su objetivo unificar a las iglesias o al menos acercarlas. Algunos tienen como meta la unión estructural de todas las iglesias, mientras que otros se proponen simplemente trabajar unidos en algunos proyectos.A veces es difícil identificarlos porque gustan de asociarse con los cristianos fundamentalistas. De tal manera que muchos hoy en día, en favor de sus propios intereses, cuando están con los fundamentalistas se identifican como fundamentalistas sin serlo, y luego hacen lo mismo cuando están con los ecuménicos. En otras palabras son personas que gustan de la simulación. Y esto es lo que dice la Biblia sobre un caso similar, “Porque cuando Pedro vino a Antioquia, le resistí cara a cara, porque era de condenar. Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos” (Gá. 2:11-13).
A continuación vamos a considerar algunas de las características del ecumenismo evangélico y también cuales son los rasgos que identifican a esas personas reconocidas como tales. El amor es lo primero.
• Usando como base el compañerismo y la confraternidad, consideran el amor superior a la sana doctrina. Las principales grupos que están promoviendo este concepto son el movimiento pentecostal y el carismático y varios grupos interdenominacionales. Declaran que la doctrina divide, pero que el servicio une. Predican un evangelio social, mientras promueven las buenas obras para la salvación. “Tiene que tener buenas obras para saber si en realidad es salvo” – es uno de sus principales lemas.
• Basan su cristianismo en las emociones, en levantar las manos, hablar en voz alta con el propósito de excitar los ánimos o para controlar las emociones, lloran, gritan y gustan de decir a cada instante “¡Amén!, ¡Amén!, ¡Aleluya!, ¡Gloria a Dios!”, etc. Con esto enardecen las emociones del ser humano y pasan por alto el consejo de la Palabra de Dios que nos enseña que debemos escuchar la predicación en silencio y ordenadamente. Las emociones son humanas, el oír en silencio y con orden es divino. “Pero hágase todo decentemente y con orden” (1 Co. 14:40). No es posible tener un amor verdadero sin practicar la sana doctrina. “En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos. Pues este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos” (1 Jn. 5:2,3).
“Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo. Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras” (2 Jn. 8-11).
“Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén” (2 Ped. 3:18,19).
“No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia, no con viandas, que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas” (He. 13:9).
• Una mente abierta con frecuencia se pueden escuchar expresiones como estas: “Es necesario volver a examinar, reinvestigar y dejar la mente abierta en cuanto a los fundamentos de la fe”. Dudan de la infalibilidad de la Escritura y ponen en tela de juicio su inspiración Divina. Sustituyen la razón del hombre por la revelación de Dios, minando así el fundamento de la autoridad de la Biblia. Sin embargo, las doctrinas y la fe en la Palabra de Dios y en el Hijo de Dios son revelación divina, no asunto de investigación.
“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Ti. 2:15).
“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Ti. 3:16,17).
“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina” (2 Ti. 4:1,2).
“Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas” (Pr. 3:5,6).
“Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas, para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad…” (Hch. 20:28-31).
“Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 P. 1:21).
“Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo… Para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor” (1 Co. 1:17,31).
• Tergiversan la Palabra de Dios tuercen las Escrituras a fin de acomodarlas a los descubrimientos y teorías científicas, incluyendo la teoría de la evolución. Menosprecian el relato de la creación dado en Génesis y otros libros de la Biblia. Si el hombre supiera más que su Creador, esto implicaría entonces que Dios en realidad no existe.
“Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres” (1 Cor. 1:25).
“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Gn. 1:1).
“Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Jn. 1:3).
“Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracia. Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Col. 2:6-8).
“Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Sal. 53:1).
“Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo. Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal” (1 P. 3:15-17).
“Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén” (Ro. 1:25).
“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Is. 55:8,9).
• Una nueva línea de pensamiento busca la forma de revelar o crear líneas de pensamiento y argumentos que puedan cristianizar ideas, y sistemas paganos que se basan en la incredulidad. Su propósito es la glorificación de la filosofía, la sicología, siquiatría, astrología y demás. Pero no hay nada mejor para el hombre que la Palabra de Dios. Lo único verdadero es el arrepentimiento genuino y la fe en el Señor Jesucristo, el depositar toda nuestra confianza en él como el sustituto que recibió el castigo por nuestros pecados y entregarnos a él como nuestro único y suficiente Salvador. El ser salvos por su gracia es lo que nos ayuda a obedecer a Dios.
“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales” (Col. 3:16).
“Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos” (Ro. 16:17).
“Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracia. Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Col. 2:6-8).
“… Siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad” (2 Ti. 3:7).
“Amado, no imites lo malo, sino lo bueno. El que hace lo bueno es de Dios; pero el que hace lo malo, no ha visto a Dios” (3 Jn. 11).
• Predican un “mensaje positivo” y muchas veces hacen declaraciones como esta: “Dios me llamó a ganar almas, no a criticar a otros”.
• Con gran emoción mundana atraen a muchos porque no reprenden el pecado.
• Pocas veces enseñan lo que es el arrepentimiento verdadero y mucho menos predican en contra del error.
• Hacen grandes promociones a fin de lograr muchos “convertidos” y gustan de hacer preguntas como estas: “¿Le gustaría tener la seguridad de que va a ir al cielo cuando muera? Para ser salvo sólo tiene que recibir al Señor Jesucristo como su Señor y Salvador. Y ahora que sabe esto, sólo tiene que decidir, determinar si sigue en su pecado o si recibe a Cristo. Tiene que escoger entre Cristo y el pecado. ¿Qué va a hacer con Cristo? ¿Va a recibirlo ahora en su corazón y tener vida eterna en el cielo, o va a rechazarlo y continuar en su camino rumbo al INFIERNO?”. Es cierto que este es un paso para la salvación, pero Dios además ha llamado a todos los cristianos al ministerio de ganar almas, dando testimonio con la vida y con la boca y contendiendo ardientemente por la pureza de la predicación de la Palabra de Dios y por la pureza de la fe que proclaman.
“Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario esribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Jud. 3).
“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Ti. 3:16,17).
“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio” (2 Ti. 4:1-5).
• No les gusta la separación, encuentran más compañerismo entre otros iguales a ellos que participan de los placeres mundanos, que entre los que siguen la santa doctrina bíblica de la separación. Esta confusión satisface a Satanás, pero la Escritura dice…
“Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas” (Ef. 5:11).
“No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” (1 Co. 15:33).
“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente… Por lo cual salid en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré” (2 Co. 6:14-17).
• Consideran la iglesia, sólo como una institución de beneficencia tratan cada vez más de hacer de la Iglesia un instrumento de cambios sociales por medio de programas de tipo humanitario.
• Sin pensarlo ni quererlo avanzan en la misma dirección de los católicos y miembros de otras sectas. Dios por su parte nos hizo responsables de la gran comisión y nos insta a que contendamos por la pureza de la doctrina y el bienestar espiritual de nuestros hermanos.
“Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados” (1 Co. 11:19).
“Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé tomando a Marcos, navegó a Chipre, y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor” (Hch. 16:39,40).
• Se comportan como los mundanos otras de las características del nuevo evangelio es que sus seguidores disfrutan con las actividades y placeres mundanos.
• No ven ningún peligro en ser partícipes de diversiones mundanas, tal como cine, televisión, música del mundo, discotecas, bailes, sensualidad entre los jóvenes, vicios como fumar, tomar socialmente bebidas alcohólicas o usar drogas.
• Llevan a cabo negocios deshonestos. Se identifican con el mundo, no sólo con sus acciones, sino también con su modo de vestir y hablar, sin advertirse de que están practicando las obras de la carne. El creyente verdadero no tiene comunión con las tinieblas.
“Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Jn. 1:5-7).
“Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él” (Ro. 8:9).
“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis … Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios” (Gá. 5:16-21).
Dios anhela tener una relación personal e íntima con cada uno de nosotros a través del estudio de su Palabra y la oración.
El cooperar con los que no siguen una sana doctrina produce la unificación de programas sociales, trabajos misioneros o campañas evangelísticas con aquellos que practican las obras infructuosas de las tinieblas.
• La mayoría de los ecuménicos evangélicos presentan un “evangelio diferente”, emocional y sensacional. Realmente han apostatado de la fe en Cristo, lo cual quiere decir que han cambiado y pervertido el plan de Dios para la salvación del hombre. Este plan nos enseña que primero debemos reconocer nuestra condición de pecador perdido, que debemos arrepentirnos, pedir el perdón de Dios y depositar nuestra confianza absoluta en el Señor Jesucristo como nuestro Señor y Salvador. Como resultado de la salvación, debemos mantener la sana doctrina sin dejar de congregarnos con fidelidad, sinceridad y obediencia a Dios, apartándonos del pecado y de toda práctica mundana. Dios nos ofrece en su palabra, reglamentos muy estrictos en cuanto a la confraternidad y compañerismo con falsos “hermanos”.
“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente… Por lo cual salid en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré” (2 Co. 6:14-17).
“Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras” (2 Jn. 10,11).
“Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Jud. 3).
“Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal. Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” (Fil. 3:17-20).
“No que haya otro (evangelio), sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo” (Gá. 1:7).
Es necesario escuchar el plan de Dios completo. Primero hay que escuchar la Palabra de Dios para poder creer en él, “¿Como, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Ro. 10:14).
La mayoría de los folletos y libros hablan de “recibir a Cristo”, pero no explican cómo, ni lo qué significa. Sólo dicen que hay que hacerlo.
Hay otros grupos religiosos que utilizan la misma frase pero con significado diferente. Por ejemplo, la secta católica romana dice que “recibir a Cristo” es recibir la hostia, “el cuerpo místico de Cristo”.
La Iglesia Adventista del Séptimo Día sostiene que hay que “recibir a Cristo” y practicar buenas obras para obtener la salvación.
La Iglesia Pentecostal enseña que aunque una persona reciba a Cristo no se es salva “hasta que no habla en lenguas”. Otros explican que hay que experimentar emoción y muchas cosas más, por eso en lugar de usar el término “aceptar o recibir a Cristo” deberíamos más bien decir “entregarse incondicionalmente a Cristo”.
Es indispensable que la persona tenga la convicción del arrepentimiento dado por Dios que viene de escuchar su Palabra. Es fundamental además que se entregue de corazón a Cristo, implorando arrepentido el perdón de sus pecados.
Pero… ¿Qué es el arrepentimiento?
El arrepentimiento no es el hecho de dejar o abandonar algunos pecados, porque de ser así sería una demostración de las obras para obtener la salvación. El arrepentimiento verdadero podríamos resumirlo así:
El arrepentimiento es importante, porque Juan el Bautista y el Señor Jesucristo lo predicaron. “En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mt. 3:1,2).
“Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Mr. 1:14,15).
Los discípulos y los apóstoles lo predicaron, “Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen” (Mr. 6:12).
Pedro lo predicaba constantemente. “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados…” (Hch. 2:38).
“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 P. 3:9).
Pablo también lo predicaba de continuo. “Testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo” (Hch. 20:21).
“Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento…” (2 Co. 7:9).
¿Cómo debe ser el arrepentimiento?
En relación con la inteligencia, es un cambio de la mente. “Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, vé hoy a trabajar en mi viña. Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después arrepentido, fue” (Mt. 21:28,29).
En relación con las emociones, contrista: “Porque aunque os contristé con la carta, no me pesa, aunque entonces lo lamenté; porque veo que aquella carta, aunque por algún tiempo, os contristó. Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios” (2 Co. 7:8,9).
El arrepentimiento nos insta a confesarle el pecado a nuestro prójimo cuando lo hemos ofendido. A hacer restitución en el caso del creyente verdadero. “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven presenta tu ofrenda” (Mt. 5:23,24).
“Confesaos vuestras ofensas unos a otros…” (Stg. 5:16).
A reconciliarnos con Dios admitiendo la maldad y suciedad del pecado, y el apartarnos de él. “Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar” (Is. 55:7).
“El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia” (Pr. 28:13).
“Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento” (Mt. 3:8).
Debe haber un cambio de actitud y aborrecimiento y desprecio hacia el pecado.
“El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios” (1 Jn. 3:8-10).
El arrepentimiento verdadero es un don de Dios. “Entonces, oídas estas cosas, callaron y glorificaron a Dios, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!” (Hch. 11:18).
“Que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad” (2 Ti. 2:25).
Lo produce la Palabra de Dios. “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hch. 2:37,38).
Dios incluso, a veces castiga y reprende a los creyentes, “Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete” (Ap. 3:19).
“Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo” (He. 12:5,6).
“Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo” (1 Co. 11:31,32).
El arrepentimiento verdadero capacita al hombre para ser perdonado, “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio” (Hch. 3:19).
El arrepentimiento verdadero acompañado de una fe real en el Señor Jesucristo trae la conversión auténtica, “Para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados” (Hch. 26:18).
El don del Espíritu Santo es para el pecador arrepentido que ha depositado su confianza en Cristo Jesús como su Señor y Salvador. El Espíritu Santo confirma la salvación y bautiza y sella al cristiano en el propio momento de su conversión.
“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo, para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hch. 2:38).
“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios” (Ro. 8:16).
• Los evangélicos ecuménicos son todos los que practican uno o todos los puntos que he mencionado a través de toda esta serie de mensajes.
El ecumenismo evangélico es peligroso, porque va en contra de la sana doctrina esbozada en la Biblia.
Aunque algunos líderes religiosos respetables aceptan y apoyan estas prácticas no debemos ser arrastrados por el engaño. Debemos contender incansablemente por la sana doctrina. No podemos hacer “males para que vengan bienes” (Ro. 3:8). El cristiano tiene que obedecer a Dios, de otra manera está desobedeciéndole. Finalmente permítame presentarle los puntos claves a seguir para no caer en el ecumenismo evangélico:
1. No debemos ser tolerantes con quienes creen y tiene tales prácticas.
2. Tampoco debemos cooperar con ellos.
Mucho menos debemos contaminarnos, haciéndonos partícipes con ellos.
La Palabra de Dios nos advierte en Mateo 13:24-30, que estos falsos cristianos, son como la cizaña que se mezcla con la buena semilla para ahogarla. “Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto.
Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? Él les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero”.
¡Pronto llegará el dueño del campo, ojalá usted no sea parte de la cizaña!
 Via. Cuidado para Todos
About these ads

Comentarios en: "El Peligro del Ecumenismo" (2)

  1. Estela Chávez Jara dijo:

    Esta verdad debe ser conocida por toda la humanidad para evitar el lloro y crujir de dientes, Dios nos ayude a difundir SU PALABRA y no nuestro criterio, para de esa manera colaborar en la extensión de Su Reino.

    • Estela Chávez Jara dijo:

      Esta verdad debe ser conocida por toda la humanidad para evitar el lloro y crujir de dientes, Dios nos ayude a difundir SU PALABRA y no nuestro criterio, para de esa manera colaborar en la extensión de Su Reino.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: