Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? Stg 4 : 4- 5

En este pasaje veremos:

1. La admiración
2. la amonestación
3. la advertencia

1- La Admiración del apóstol

“Oh almas Adulteras!” Stg.4:4a

El poner cualquier cosa en el primer lugar de nuestras vidas es equivalente a desplazar a Dios de ese lugar, lo cual es idolatría en el más amplio significado de la palabra. La idolatría en el creyente es equivalente a ser infiel con el Señor a quien pertenecemos y de quien somos.

El Señor pagó con su propia vida el precio requerido para comprarnos y hacernos suyos. Su acto supremo de amor y nuestra aceptación de su sacrificio nos ligó íntimamente, tan íntimamente que el Nuevo Testamento presenta a Cristo como el esposo, y a nosotros la Iglesia, como la esposa.

“Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para, presentaros como una virgen pura a Cristo” 2ª Co.11:2

¿Quién ocupa el lugar de máxima devoción en su vida? 

2- La Amonestación del apóstol

Santiago 4:4b “¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios?”

La palabra amistad es la traducción de la palabra griega filia, que significa una relación de mutua intimidad.

El hombre desea profundamente algo para gastar en su propio deleite

Ora a Dios pidiendo aquello..

Dios por supuesto jamás va a contestar una oración con un motivo incorrecto

Como el hombre no encuentra un aliado en Dios, se vuelve al mundo para conseguir lo que busca a cualquier costo, aún si para conseguirlo tiene que luchar y pelear

Si las puertas del cielo no se abren, hay que tocar las puertas del infierno y Satanás las abrirá gustosamente.

El mundo no se refiere al planeta tierra, ni a la naturaleza que nos rodea, sino al sistema que domina en la tierra, el cual es controlado y energizado por Satanás y sus demonios y está en oposición a Dios y sus propósitos.

Tener amistad con el mundo, en otras palabras significa encontrar la satisfacción personal en las cosas del mundo.

Un connotado maestro bíblico ha definido la amistad con el mundo
como la confianza y dependencia en el sistema del mundo para satisfacer las necesidades,
en vez de confiar en Dios

No podemos tener un pie en el mundo
y el otro en Jesucristo.

“El que no es conmigo, contra mi es; y el que conmigo no recoge, desparrama” Mt.12:30

3- La Advertencia del apóstol

“Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” Stg. 4:4c

Fundamentado en el hecho que la amistad con el mundo es enemistad contra Dios, Santiago hace una advertencia que debe calar lo más profundo en nuestros corazones: Cualquiera que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

No necesariamente hay que ser amigo del mundo para constituirse enemigo de Dios. Basta con querer ser amigo del mundo para constituirse enemigo de Dios. Por esto es que la mundanalidad o la amistad con el mundo no es tanto una acción como una actitud.

Dios mi hermano, no juzga solamente las acciones externas de las personas sino las motivaciones internas del corazón.

Via. Jesús Dios.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: